La versión jerezana de VIDAS GITANAS prescinde de las fotos de las FAMILIAS GITANAS DE LEBRIJA

La exposición del Instituto de Cultura Gitana, aunque interesante, llega muy menguada a la ciudad de Jerez

Sí, ya sabemos que las exposiciones hay que adaptarlas al lugar en el que se van a ubicar. Y el Palacio de Villavicencio en Jerez, enclavado dentro del Alcázar y de salas muy pequeñas, no es precisamente el sitio más apropiado para esta gran exposición.

Sobre todo, si ya hemos podido disfrutar de la Exposición Vidas Gitanas. Lungo Drom en ciudades como Granada y Madrid, donde las salas amplias y modernas, han sido las más adecuadas para esta gran muestra, del Instituto de Cultura Gitana, que cuenta la historia de los gitanos españoles dando a conocer su gran legado histórico y artístico al patrimonio cultural de nuestro país.

Pero aún así, admitiendo que la Exposición llega en una versión muy reducida a la ciudad de Jerez de la Frontera, lo que no podemos admitir es que se prescinda, precisamente, de las fotos de las FAMILIAS GITANAS DE LEBRIJA. Quien haya adapatado la Exposición, del Ayuntamiento de Jerez, a las características de esta sala, no conoce ni tiene idea de la identidad de los gitanos andaluces y de la proximidad, troncos y apellidos comunes, de las familias gitanas de Lebrija y Jerez.

La misma sensibilidad que han querido tener a la hora de añadir, con calzador y sin que forme parte del hilo argumental de la exposición, unas cuantas fotos de artistas flamencos jerezanos; la misma sensibilidad tenía que haber tendio en cuenta que las familias gitanas de Lebrija, precisamente en esta ocasión, después de haber viajado por media Europa, no tenían que haber salido de la Exposición.

Es como si Vidas Gitanas. Lungo Drom viaja a Badajoz, por poner un ejemplo, y el concejal de turno de Cultura del lugar, prescindiera de las fotos maravillosas de Cristina García Rodero de las niñas gitanas de Fregenal de la Sierra. Igual de inexplicable.

Gitanos

VIDAS GITANAS. LUNGO DROM_Capote Rafael de Paula

En Granada nos sorprendió y nos sobrecogió. La Exposición empezaba narrando la historia de persecuciones del pueblo gitano y sonaba la música de galeras de Juan Peña “El Lebrijano”. También en Madrid, cada sala, dedicada a las familias, a los oficios, a la historia, al flamenco,… se pintaba de un color y muchos utiensilios, además de fotografías, daban valor a la Exposición. También echamos de menos en Jerez el capote de torero de Rafael de Paula, que reproducimso en este artículo.

Esperemos que las fotos de las FAMILIAS GITANAS DE LEBRIJA, que formaron parte de un gran proyecto de la Asociación Cultural del Pueblo Gitano de Lebrija, se reincorporen en la trayectoria de la Exposición Vidas Gitanas. Lungo Drom. Aquí os dejamos las fotos que la gente nos ha ido mandando delante de este patrimonio cultural del que Lebrija, en su totalidad, se siente orgullosa.

 

EXPOSICIÓN VIDAS GITANAS EN JEREZ

Las FAMILIAS GITANAS DE LEBRIJA representadas en la exposición Vidas Gitanas en Jerez

La Exposición “VIDAS GITANAS. LUNGO DROM” cuenta la historia de los gitanos españoles, dando a conocer su gran legado histórico artístico y sus numerosas influencias y aportaciones al patrimonio cultural de nuestro país.

Está organizada por el Instituto de Cultura Gitana y de Acción Cultural Española del Ministerio de Educación del Gobierno de España. Ha viajado ya por otros países de Europa y ahora llega a Jerez de la Frontera. Se podrá visitar en el Palacio Villavicencio (Alcázar de Jerez) hasta el 15 de febrero, en horario de 9:30 a 15:00 horas.

Las FAMILIAS GITANAS DE LEBRIJA están representadas a través del proyecto de la Asociación Cultural por el Progreso del Pueblo Gitano de Lebrija y las fotografías de Araceli Pardal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Puedes descargarte el TRÍPTICO DE LA EXPOSICIÓN pinchando aquí.

VIDAS GITANAS. LUNGO DROM en Jerez con las Familias Gitanas de Lebrija

La exposición sobre las VIDAS GITANAS permanecerá en Jerez hasta el mes de febrero

Gitanos

CARTEL Exposición Vidas Gtianas. Lungo Drom en Jerez de la Frontera

La exposición organizada por la Fundación Instituto de Cultura Gitana y Acción Cultural Española, con la colaboración del Ayuntamiento de Jerez de la Frontera, recorre la historia del Pueblo Gitano desde su llegada a España —procedentes del noroeste de la India en los albores del siglo XV— hasta nuestros días, para reconocer y poner en valor las aportaciones romaníes a la cultura española, y combatir así unos estereotipos ancestrales que relegan a la minoría más antigua, más numerosa y más representativa de nuestro país a unos anquilosados tópicos de asistencialismo social o de folclore pintoresco que han venido perpetuado históricamente el desconocimiento y la desconsideración de su cultura.

El Instituto de Cultura Gitana seleccionó, en su día, para esta Exposición que ha viajado ya por gran parte de Europa, cuatro fotografías de la muestra FAMILIAS GITANAS DE LEBRIJA que organizó la Asociación Cultural del Pueblo Gitano de Lebrija con fotografías de Araceli Pardal. Precisamente, estas fotos que forman parte de la sección dedicada a la familia de la gran exposición, fueron seleccionadas por dar una imagen de “normalidad” del pueblo gitano, fuera de tópicos y estereotipos.

La representación de las FAMILIAS GITANAS DE LEBRIJA en la Exposición Vidas Gitanas:

La Exposición VIDAS GITANAS. LUNGO DROM estará expuesta en el Palacio de Villavicencio (Alcázar de Jerez) del 19 de diciembre al 15 de febrero de 2015.

La muestra reúne más de 300 piezas entre fotografías históricas y contemporáneas; audiovisuales, objetos etnográficos y documentos que muestran la pujanza cultural de un pueblo heterogéneo, pero orgulloso de su compartida gitanidad, que mira a un futuro que no es ajeno a los profundos cambios sociales de nuestro tiempo, y en el que destacan sus nuevas manifestaciones artísticas y el emergente protagonismo de las mujeres gitanas.

La primera referencia documental conocida que atestigua la llegada de los gitanos a la Península Ibérica es el salvoconducto expedido en 1425 por el rey Alfonso V de Aragón donde se hace referencia a un grupo de personas capitaneadas por “Don Juan de Egipto Menor”, exigiendo que sea “bien tratado y acogido”.
Tras una historia ignominiosa de leyes represivas (desde la primera pragmática antigitana de 1499, firmada por los Reyes Católicos hasta la Ley de Vagos y Maleantes y el Reglamento de la Guardia Civil durante el franquismo) el devenir histórico de los gitanos ha conocido la opresión, el desprecio y la marginación. La Gran Redada, o Prisión General de Gitanos, persecución autorizada por Fernando VI en 1749 con el objetivo declarado de llevar a prisión a todos los gitanos del Reino, fue uno de sus máximos exponentes. La exposición recoge algunos de los documentos históricos más relevantes de los siglos XV al XVIII.
La muestra propone también una mirada al romanticismo y a la influencia de lo gitano en la creación artística a través de grabados y fotografía antigua, procedentes de diversos museos y colecciones particulares. Avanzando el tiempo, la exposición serpentea por los oficios históricos, la realidad de los gitanos a finales del siglo XIX, principios del XX, y cómo se representa a los gitanos en esta época de manera idealizada a través de las miradas extranjeras de los viajeros fascinados por Andalucía. Desde grabados de Doré a las antiguas fotografías de Napper, de cuya serie dedicada a España, la exposición muestra la que pudiera ser la primera imagen fotográfica en la que aparecen gitanos en nuestro país.
Vidas Gitanas se detiene en la mirada de las artes hacia lo gitano tanto en la literatura –con obras de las vanguardias, de la generación del 27 con Lorca como icono, mostrando un facsímil del Romance sonámbulo que la Fundación García Lorca ha cedido para la ocasión; como en las artes plásticas o en la inspiración gitana en la música de Falla, Granados o Albéniz, o la singular impronta gitana en la tauromaquia.
En la posguerra y en las décadas de los 50 y 60 se produce la inmigración de muchos gitanos del campo a las ciudades, y de éstas a los suburbios: un forzado exilio interior que acentúa la marginación. Un periodo difícil, pero lleno de vitalidad, como reflejan las fotografías de Jacques Lèonard cedidas por el Arxiu Fotogràfic de Barcelona; de Steve Kahn y las imprescindibles obras de Catalá Roca, Colita o Vidal Ventosa. Es precisamente en esa época donde el franquismo utiliza algunas figuras del arte gitano para su promoción a través de numerosas películas con temática andaluza. Junto a carteles, programas de mano y revistas de la época, se pueden ver proyectadas una selección de las escenas más representativas de aquellos años.
De manera transversal, el flamenco acompaña al visitante a través de toda la muestra. Desde su génesis en las familias gitanas de la Baja Andalucía hasta el “nuevo flamenco” simbolizado en la grabación del disco La leyenda del tiempo de Camarón.
La exposición resalta también la vida gitana cotidiana, muy poco conocida, y cómo los gitanos han llegado hasta nuestros días superando tantas dificultades, cuáles son sus inquietudes, y cómo se vislumbra el futuro con nuevos retos como la formación académica y la creciente participación social y política. El proceso de la incorporación al sistema educativo, los oficios de hoy, más allá de la venta ambulante, la religiosidad -entre otros aspectos sociológicos- son tratados con recursos textuales e ilustrados con publicaciones y documentos e imágenes del mejor fotoperiodismo, junto a las maravillosas fotografías de Isabel Muñoz y Cristina García Rodero.

* VIDAS GITANAS fue seleccionada por el Programa Cultura 2007-2013 de la Comisión Europea, lo que ha permitido durante un año su itinerancia internacional. El programa Romani Lives reunió en torno a este proyecto -junto a la Fundación Instituto de Cultura Gitana – a las entidades Keja Foundation (Hungría), Kultur Österreich (Austria) y Palco de Sombras (Portugal). La muestra fue expuesta en 2013 en las ciudades de Budapest, Viena, y Lisboa.