El flamenco sin fronteras de RAIMUNDO AMADOR en el Potaje Gitano de Utrera 2019

El cantaor de Lebrija José Valencia calló al público por seguiriyas en uno de los grandes momentos de la noche

El Potaje Flamenco de Utrera es éxito asegurado. Meter a más de 1.000 personas en un patio al aire libre para disfrutar de una noche de flamenco a lo grande viene siendo habitual en el fin de semana que Utrera estrena el verano. Cartel de calidad y un homenaje acertado, que este año se ha dedicado a la figura personalísima de Raimundo Amador y su guitarra eléctrica, con la que viene tocando a lo largo de su trayectoria musical blues y flamenco en un territorio sin fronteras.

El Potaje puede con todo y Raimundo comenzó tocando blues con sus compañeros de banda Manuel Romero, Humberto Girón y Raimundo Amador Jr. Dos temazos para colocar al público en esa zona donde “suena gitano” pero con gran influencia de otras músicas. Después la niña de Raimundo, Toñi Amador, cantó una balada metálica para el deleite de los oídos.

Subió Rosario Heredia, corista habitual de la banda de Raimundo, y nos encantó por soleá por bulerías, antes de empezar la fiesta. Recuerdos de Pata Negra y suben al escenario grandes artistas y mujeres de su familia que arropan al músico. Remedios Amaya, la Farruca, Carmen Amador y otras muchas que dejan su magisterio por bulerías.

Pero vayamos al principio, que esto pasaba cuando ya no podíamos más de tanto disfrutar de la noche y del flamenco. La artista de Utrera, por primera vez en el cartel del Potaje a pesar de su dilatada experiencia, Mari Peña, empieza de lujo por tonás y nos sorprende con un precioso romance acompañada de su marido Antonio Moya. Un repertorio muy trabajado, continúa por soleá y cantiñas con letras dedicadas a Manuel Molina. Precioso el coro de voces jóvenes de la familia con Rocío Peña, Manuela Moya, José Benito, Jesús Peña y Tete Peña en la percusión. Cantan por alboreá para introducir las bulerías que suenan a Lebrija y terminan en Utrera, rematando una actuación en la que se nota que han puesto toda la carne en el asador.

José Valencia se impone sobre el escenario utrerano, acompañado de la guitarra de Juan Requena. Las cantiñas las domina con seguridad y maestría. Soleá y abandolaos para demostrar también que hace lo que quiere con su garganta y con el compás, dibujando en el aire una estela de magia flamenca, innata en su persona y madura en su profesionalidad. Con la seguiriya calla al público que reacciona consciente de estar viviendo uno de esos momentos sublimes del flamenco. José ya se levanta y la lía por bulerías volviéndose loco él mismo y loco a un público entregado y rendido.

La artista sevillana Remedios Amaya es la que rinde el mejor homenaje a Raimundo Amador, cuanta sobre el escenario sus vivencias con él y destaca que “el arte le viene de casta”. Lo admira como artistas, pero “por dentro lo camelo mucho más”. Por tangos, pone “la rueda por bandera”, la gitanería en lo más alto del mástil. Y por bulerías una desea que nunca acabe la fiesta. La diva gitana después vuelve a subir con Raimundo Amador sobre el escenario, convirtiéndose en el gran atractivo de la noche.

¿Qué es el flamenco? ¿Y todavía hay quien se lo pregunta? El flamenco…. es José Valencia

El cantaor lebrijano le canta al amor con los versos más populares del poeta romántico Gustavo Adolfo Bécquer

En principio, meter los versos del poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer a compás no parece una tarea tan descabellada. Por lo contrario, extraña que nunca antes un flamenco se haya acercado con la profundidad con la que lo ha hecho el cantaor lebrijano José Valencia al escritor romántico. Versos cortos, rimas consonantes y letras que se han hecho populares a lo largo de dos siglos.

Sin embargo, el trabajo de investigación llevado a cabo por el cantaor con el apoyo literario del profesor Paco Robles se nos antoja complejo y laborioso. Bien es sabido que las cosas cuanto más sencillas nos parecen, más laboriosas son en realidad. Un trabajo de selección de poemas en las Rimas de Bécquer y de adaptación de los versos a los palos flamencos, algunos más libres que otros, con la voz profunda y el sentido estricto del compás de José Valencia. Hoy día el cantaor lebrijano es el que mejor reúne las exigencias del siglo XXI, jondura y autenticidad, así como un trabajo por proyectos que lo sitúa en la primera fila del panorama flamenco.

El actor de Sevilla Moncho Sánchez – Biedma bien hilado, sin estridencias pero también profundo y fresco a la vez. El acompañamiento de Juan Requena, como su guitarra nos tiene acostumbrados, con complicidad y vuelo propio. Y el soniquete de Manuel Valencia, sabiendo esperar y acompañar a su hermano, admirándolo.

Un recital portentoso. Los versos de Bécquer dejaron sonar la seguiriya con jondura, la malagueña, las cantiñas y otros muchos cantes que hacían más grandes esos versos populares. José Valencia le cantó al amor en palabras de Gustavo Adolfo Bécquer, un poeta romántico del siglo XIX que ha sido muy recitado y copiado pero pocas veces cantado, y menos aún en el flamenco.

El lugar sobrecogía. Las bodegas lebrijanas del Marqués de San Gil, con techos altos y olor a bota de vino. El público abarrotó la sala y se entregó en los aplausos. El recital forma parte tanto de la Giraldilla Flamenca 2019 como de los actos del Día del Libro. Flamenco y Cultura unidos de la mano y en la voz prodigiosa de José Valencia. os dejamos con el álbum de fotos:

Flamenco

Espectáculo LA ALTA TORRE de José Valencia con poemas de Bécquer, abril 2019

Flamenco

Espectáculo LA ALTA TORRE de José Valencia con poemas de Bécquer, abril 2019

Flamenco

Espectáculo LA ALTA TORRE de José Valencia con poemas de Bécquer, abril 2019

Flamenco

Espectáculo LA ALTA TORRE de José Valencia con poemas de Bécquer, abril 2019

Espectáculo BACTERIAS de Andrés Marín con JOSÉ VALENCIA

Un estreno absoluto en la Fundación Cajasol de Sevilla

El espectáculo Bacterias está ideado por el bailaor Andrés Marín. Usa la dinámica de la contaminación para penetrar territorios creativos personales y experimentales. Andrés Marín ha estado acompañado en el escenario del Teatro Cajasol por Raúl Cantizano, Salvador Gutiérrez y el cantaor lebrijano José Valencia como artista invitado, con todas las entradas agotadas desde días antes de la celebración del evento.

El propio Andrés Marín lo explica: “Las notas parecen como partículas de un organismo complejo y a la vez ordenado”. El espectáculo Bacterias usa la dinámica de la contaminación para penetrar territorios creativos personales y experimentales.

El artista manifiesta un claro desorden en su organismo sobre el escenario, consiguiendo transmitir “una energía singular que mezcla improvisación musical y coreográfica que, como virus inoculado, pide al organismo una respuesta vital para seguir existiendo”.

REPORTAJE FOTOGRÁFICO de Antonio Pérez:

Flamenco

Espectáculo Bacterias de Andrés Marín en Cajasol_con José Valencia, abril de 2019

Flamenco

Espectáculo Bacterias de Andrés Marín en Cajasol_con José Valencia, abril de 2019