Recorrido de la HERMANDAD DE LOS GITANOS DE LEBRIJA 2019… y se abrieron los cielos

Reportaje fotográfico del recorrido procesional de la Hdad del Ecce Hommo y Nuestra Señora del Mayor Dolor

VILLANCICOS FLAMENCOS_Déjame que yo te diga, Manuel, cuánto te quiero… debajito del ala de mi sombrero

La Zambomba de la Hermandad de los Gitanos llena otro año más el Teatro de Lebrija con los villancicos más flamencos

Llega el coro infantil de Los Chaborrós, que este año ha triunfado en la Navidad flamenca de Lebrija, e introduce la XXVI edición de la Zambomba de la Hermandad de los Gitanos con dos villancicos cantados con fuerza y vitalidad. Lo dejan claro sobre el escenario, aquí no se admite ojana, se trata de la zambomba más flamenca que tiene Lebrija.

La estrella llega anunciando la buena nueva, María está ya alumbrando al niño Manuel y la cantaora Luisa Muñoz, emparentada con la familia Montoya, le canta al recién nacido con una gitanería apabullante. Dos villancicos para acordarse de los que ya no están y un final por bulerías que reivindica la libertad del pueblo gitano, libre como las estrellas del firmamento que marcaron el camino hacia Belén.

Un clásico para Reyes Carrasco que le canta al Patriarca Manuel, que morirá y renacerá y ya nadie podrá quitarle su reinado. Acompañada por su madre, ganadora de la Lámpara Minera este año, María José Carrasco. Buen final de las dos por bulerías, con la gracia al baile de la hermana menor de una familia muy flamenca presente en multitud de escenarios.

Plato fuerte para esta Zambomba Flamenca, llega Tomás de Perrate haciendo hueco en su apretada agenda. Llega cargado de matitas de romero para ponerle una corona al niño en su pelo negro. El cantaor de Utrera mezcla los villancicos más clásicos con su particular infundio.

Y para terminar la primera parte de la Zambomba un cuadro particular, en el que la cantaora sevillana Silvia Reina deja paso a la lebrijana Isabel Carrasco con un villancico sobrio y templado, acompañado por las voces del coro que ha protagonizado toda la primera parte, de mujeres gitanas de su familia. Vuelve Silvia por bulerías y le baila La Junko e Isabel afronta las letras más antiguas con el compás de Lebrija.

No se pueden dejar atrás las guitarras de Curro Vargas y Curro Malena, omnipresentes en el escenario. Y las palmas de los grandes aficionados y colaboradores de todos los años con la Hermandad, con alguna incorporación más joven.

Juanelo viene cansado, es su tercera actuación del día, pero se va animando con tangos que recuerdan a Triana y finaliza por bulerías de uno grande de Lebrija. Qué pena la voz porque actitud le sobra. Va creciendo este artista de Los Palacios. Y le sigue uno famoso, conocido por la televisión, aunque los aficionados lo seguimos desde hace tiempo, en los que Cristian Guerrero cantaba para el baile en las mejores compañías. Tiene las mejores palabras para los artistas de Lebrija, se acuerda de Pedro Bacán, de El Lebrijano y de Dorantes y le dedica con cariño su actuación a Concha Vargas. Su canción aflamencada convence, porque se queja. Tiene el plus del coro nuevo, formado por buenas voces que después harán sus correspondientes actuaciones.

Esas voces forman parte después del grupo Nochebuena en Lebrija, con Nieves Ganfornina y su compañera Carmen, Malena Carrasco y la guitarra que se incorpora de Luis Carrasco, Pedro Peña y Luis Vargas. La juventud ya con bastante experiencia va emocionando por villancicos. Nieves y Carmen le dedican su actuación a la recién desaparecida Rosa Quiñones y su espíritu navideño que siempre nos acompañará.

Llega el momento culminante de la noche, con las voces flamencas de Carmen Vargas, Anabel Valencia y Luis de Chimenea. Hermosos villancicos para culminar la Zambomba Flamenca. Carmen Vargas tiene dulzura y rabia, y Luis de Chimenea mete a compás sus letras navideñas. El villancico de villancicos lo canta Anabel Valencia, con una profundidad que conmueve para cantarle al Niño Manuel: “Cuánto te quiero, Manuel! te quiero, a ti te recogería debajito, del ala de mi sombrero”. Y un fin de fiestas de lujo que no puede llegar más alto hasta las estrellas, con la colaboración especial de la bailaora Concha Vargas.

Una CONVIVENCIA de la Hermandad de los Gitanos pone punto y final a los actos del 50 Aniversario

La Hermandad agradece la colabortación a instituciones y colectivos que han participado en los actos conmemorativos

La Junta y hermanos de la Hermandad de los Gitanos de Lebrija se mostró, el pasado domingo, especialmente agradecida con las instituciones y colectivos que han participado en los actos del 50 Aniversario de su reorganización. Una convivencia entre hermanos y hermanas sirvió para reconocer su implicación y colaboración al Ayuntamiento de Lebrija, otras hermandades y comercios que han colaborado con la efeméride, así como a los medios de comunicación que han cubierto todos los actos.

El acto estuvo presidido por el alcalde de Lebrija, José Barroso, acompañado de otros miembros de su corporación municipal; así como la Junta directiva de la propia Hermandad del Ecce Hommo de la localidad de Lebrija.

Agradecimientos al Ayuntamiento de Lebrija

Honores especiales a José María Muñoz

Medios de comunicación, otras Hermandades y comercios colaboradores

Hermanos con más de 50 años en la Hermandad