Es el cante lo que interesa, porque duele

LUNA NUEVA en la Bienal de Flamenco fue una oportunidad única de saber escuchar que no abunda en el programa

Decía Pedro Bacán que “la música flamenca, en su raíz principal, se ha dado y desarrollado en un medio con vocación intimista”. Esta misma vocación ha llevado a un grupo de artistas lebrijanos, más o menos profesionales, al escenario del Hotel Triana, a mostrar al público lo que ellos han aprendido en la intimidad familiar.

La cantaora lebrijana Inés Bacán se arropa de su familia más cercana para llevar al escenario su experiencia de vida. Es el cante inesperado, el que nace para ofrecerse a los demás, una manera de expresión de las familias gitanas que toma identidad propia en las casas de Lebrija. Son los Peña, los Bacán y los Funi, rememorando su pasado pero poniendo el dedo en la llaga de los que pretenden innovar, porque sin esto no hacemos nada, sin esto no hay patrimonio universal.

Es el cante lo que nos interesa a unos pocos, porque duele. El baile acompaña al cante de manera natural, y acentúa el recogimiento, con movimiento de muñecas y contorneo de figura de la prima Fernanda Funi y la sobrina Conchita la del Lagaña. Movimientos ancestrales que esperan al cante y no necesitan artificios.

Oportunidad de oro para escuchar los cantes de Bastián Bacán en boca de su hijo Juan Bacán, que rompe el espectáculo por soleá, dejando la ventana abierta de aquella primera chozilla donde se escuchaban los cantes que se transmitían al final de una jornada larga de trabajo, a la vuelta de la venta del ganado o de las labores del campo.

Y llega la voz que más acerca Lebrija a Utrera, sorprende por clara y joven, de Concha la hija del Lagaña, emparentada con la Fernanda y Bernarda con unos fandangos por soleá. Los olés del público, los que se dicen a tiempo, también son de la estirpe del Lagaña y calientan el ambiente. Vuelve Juan por seguiriyas y enmudece al vecindario.

La guitarra es rotunda y acompasada, la de Antonio Moya principalmente. Y cuando se apoya en las guitarras de los Malena, padre e hijo, suena a gloria. Momento para Miguel Funi hijo, que evoca a su padre en las letras y en los aires por soleácantiñas y bulerías. Y deja claro que su cante está aprendido en el regazo de su madre de manera congénita.

Momento más íntimo de una noche sin luna, porque suenan los acordes de la guitarra de Pedro Bacán y los artistas guardan silencio. Se apagan las luces y se tienta el respeto. En un momento dado, su hermana Inés Bacán entra en el cante por seguiriyas y nos declara su verdad. “Todo se me viene en contra” y el macho es desgarrador. Cierto que es un espectáculo muy coral, pero el protagonismo le viene dado a Inés con la voz y la maestría en el cante. Con su sabiduría natural.

El invitado a la fiesta es Javier Heredia, que gusta al respetable con su pataíta y conoce bien estos ambientes familiares. En el fin de fiestas las bulerías se suceden marcando el compás de Lebrija. Vuelven las voces, vuelve el cante, y nosotros nos quedamos con las ganas de seguir escuchando, porque el cante duele, pero también consuela y alivia.

Fotografías cedidas por la Bienal de Flamenco de Sevilla:

Flamenco

Espectáculo Luna Nueva con Inés Bacán en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

Flamenco

Espectáculo Luna Nueva con Inés Bacán en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

Flamenco

Espectáculo Luna Nueva con Inés Bacán en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

Flamenco

Espectáculo Luna Nueva con Inés Bacán en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

INÉS BACÁN en la Bienal: “Me supone una gran responsabilidad subir con mi familia al escenario”

Cantó entre dos ángeles en al Iglesia barroca de San Luis de los Franceses, haciéndose ella el compás y marcando el tiempo con una maestría excepcional. la próxima intervención de Inés Bacán en al Bienal de Sevilla no tiene nada que ver. sube con toda la familia al escenario en noche de Luna Nueva (miércoles, 12 SEPT, 23 h- Hotel Triana) y eso le genera más responsabilidad. Nos lo explica en esta breve entrevista:

LebrijaFlamenca.com: ¿Cómo te sientes después de tu actuación en la Iglesia de San Luis? Un sitio tan especial, tan bonito y con el público tan cerca del escenario.

Inés Bacán: Muy bien, yo he cantado muy a gusto. La verdad es que sí, que me he sentido muy bien cantando. Con el calor del público muy cercano, y yo veía que me miraban con mucho cariño. He hecho bastantes cantes, pero todavía podía haber hecho más, unos tientos, la nana… Los cantes los he elegido antes con Antonio Moya, entre él y yo, el orden también, empezar por bamberas… los fandangos, la soleá… cantiñas, romances, seguiriyas, bulerías y el martinete.

Flamenco

Inés Bacán en la Bienal de Sevilla 2018

LebrijaFlamenca.com: El espectáculo del miércoles 12 Luna Nueva es muy diferente, más coral, más de grupo. Te presentas al público arropada por tu familia.

Inés Bacán: Para mi, yo voy a estar más en tensión. Yo he cantado en San Luis más a gusto. No porque con mi familia no esté a gusto, sino que estoy ahora más en tensión porque no depende todo de mí. Depende de una serie de personas que son de mi familia y yo quiero que quedemos todos bien. Entonces voy a estar todo el tiempo en tensión.

LebrijaFlamenca.com: ¿Qué queréis llevar al escenario en Luna Nueva? ¿El ambiente vuestro de cuando os juntáis?

Inés Bacán: Lo que mi hermano [Pedro Bacán] siempre pretendía, llevar la fiesta al escenario. Una fiesta familiar sobre el escenario. El baile será más natural, de la casa de nosotros. Un baile que está gustando ahora mucho también, el baile sencillo, de braceo, de posturas.

LebrijaFlamenca.com: ¿Qué supone estar con la familia en el escenario? Estará tu hermano Juan al cante, tu sobrino Bastián Chico en la dirección del espectáculo, tus primos,…

Inés Bacán: Supone una gran responsabilidad. El espectáculo lo lleva mi sobrino, pero yo ya llevo muchos años en la historia, la comparaciones nunca son buenas. Mi sobrino está empezando… y yo soy artista, pero los demás no son profesionales, gente con mucha calidad y arte. Los guitarristas son profesionales y el artista que llevamos invitado, Javier Heredia. Los demás no son profesionales, pero no por eso no dejan de saber cantar muy bien. Así que esperemos que salga bien.

LebrijaFlamenca.com: También estarás de artista invitada en el espectáculo de Tomás de Perrate…

Inés Bacán: Sí, interpreto una nana que tengo grabada, que me la escribió Pedro G Romero. Yo la adapté, le quité sílabas que le sobraban para poderla cantar. Y Pedro me ha llamado y quiere que la cante en el espectáculo de Perrate. Yo en la nana me siento muy cómoda, me pasa como con la seguiriya, que me gusta mucho.

LebrijaFlamenca.com: Cuando cantas, Inés, yo siento como que sufres una gran transformación allí arriba. No es solo cantar, es como si buscaras otra dimensión.

Inés Bacán: Es verdad, es cierto. Yo creo que me muevo en otra dimensión. Yo pongo todo, el cuerpo, el alma, mis manos, termino destrozada. Termino como si le hubieran dado una paliza a mi cuerpo. Canto y los veo a ellos, a mi padre, a mi madre… conecto de verdad con ellos. Para mí, el cante es como una conversación conmigo misma. Una conversación muy íntima.

La liturgia flamenca de la lebrijana INÉS BACÁN

La cantaora desgrana los cantes desde sus adentros en el recital celebrado en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

El tiempo se para, pero la tierrra sigue rodando sobre sí misma al compás que le va marcando la cantaora Inés Bacán, en esta liturgia flamenca que se ha celebrado en la Iglesia de San Luis de los Franceses, el pasado domingo 9 de septiembre, dentro de la programación de la Bienal de Sevilla 2018.

La lebrijana Inés Bacán busca en sus adentros y todo lo que canta es experiencia propia y sabiduría heredada. No canta en vano, cada verso es un significado, cada tono un llanto, un reclamo diferente. La afinación no pertenece a este mundo. Sobrecoge la facilidad con la que la cantaora desgrana el cante, de manera natural e innata. No necesita palmeros ni acompañantes, sola se va marcando, construyendo esa estructura aprendida desde la cuna.

Flamenco

Inés Bacán en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

Flamenco

Inés Bacán en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

Desde las primeras letras de una bambera de almíbar, Inés Bacán nos transporta, meciéndonos, a su universo interior. Los fandangos por soleá los hace suyos y de su familia, para seguir con una soleá rotunda acompañada de la guitarra de Antonio Moya.

A estas alturas del recital sale la segunda guitarra de Antonio Malena para acompañarla por cantiñas, con la mala suerte de un micro mal sintonizado. Para el romance, Inés se acompaña de las dos guitarras. Compases de Lebrija y nos vamos adonde queremos estar, perdidos en las marismas y sintiendo la tierra rodar.

Con la seguiriya se rompe, se le espera y se le teme. Y por fin las bulerías, Inés Bacán deja el micro detrás y llena la sala con su voz magistral. Para el epílogo la sentencia, por martinetes, para hacerle honor a la verdad.