#51Caracolá_Gran oferta artística y diferentes escenarios que sustituyen al mítico festival lebrijano

La desaparición de Juan Peña “El Lebrijano” impregna de emotivos recuerdos y homenajes a todas las actuaciones

Artistas de primer nivel y buen criterio en la programación. La puesta en valor de nuestro patrimonio monumental como escenario para las diversas actuaciones. La relación del flamenco con otras disciplinas como la gastronomía y el vino. Clases magistrales y conferencias que completan un programa que se ha celebrado en Lebrija del 16 al 23 de julio, sustituyendo en esta 51 edición a la mítica Caracolá Lebrijana.

Este “nuevo formato” confirma lo que ya muchos defendíamos y es que en Lebrija hay afición suficiente y calidad artística de sobra para que la oferta flamenca no se limite solo y exclusivamente a la noche de la Caracolá y a la época estival. Ojalá el esfuerzo y el empeño de la delegación de Cultura y del equipo de gobierno en pleno por llenar los distintos espacios culturales, especialmente el Teatro Municipal, se hubiera dirigido también a llenar la Plaza del Hospitalillo y, por consiguiente, a salvar nuestra Caracolá.

Lebrija cuenta, junto a otros pocos pueblos de este Bajo Guadalquivir, con un patrimonio insustituible, que es la cultura gitana, el arte flamenco y, entre otras manifestaciones más inaccesibles o privadas, un festival de verano comparable al Potaje Gitano, el Gazpacho Andaluz, la Reunión del Cante Jondo o la Fiesta de la Bulería que, bien gestionado, es un gran atractivo turístico y un inmejorable escaparate del arte de nuestra tierra. Todo lo que venga además, es sumar y bienvenido sea.

LebrijaFlamenca.com ha asistido con entusiasmo y espacial devoción a todos y cada uno de los encuentros y actividades programadas en esta semana de flamenco en Lebrija y aquí os lo resumimos:

#EspacioJondo INÉS BACÁN en el Patio de la Clavería

Flamenco

#51Caracolá #EspacioJondo #Maridaje #EspacioJoven Inés Bacán y Pedro M. Peña.

Todo un acierto descubrir para el aficionado al flamenco este patio poco frecuentado en el interior de la Parroquia de la Oliva, con una artista de culto como es Inés Bacán, acompañada por su sobrino a la guitarra Pedro María Peña. Público incondicional para esta función íntima y entrañable. Las palmas de los Peña y los Lagaña, y los brazos espectaculares de Fernanda Funi pusieron un sabor particularmente familiar a la actuación. Aquí podéis leer nuestra crónica y ver más fotos: Recital íntimo de Inés Bacán en el Patio de la Clavería.

#MARIDAJES en el Patio de Ajudisle

Dos mujeres cantaoras que despiertan cierta curiosidad en el público aficionado de Lebrija. La Fabi viene de Arcos de la Frontera acompañada de la guitarra de Paco Heredia y ocupa ya los grandes escenarios formando parte de espectáculos de calidad. Por otra parte, a María Terremoto la conocemos desde pequeña e hizo honor a su estirpe y a su eco acompañada de la guitarra del también jerezano Nono Jero. Lee aquí la crónica flamenca: La solera de los cantes de María Terremoto y los vinos de Lebrija. Ambas actuaciones condimentadas con los vinos de nuestra tierra de la mano de Bodegas González Palacios.

#EspacioJondo RANCAPINO HIJO y FERNANDA CARRASCO en el Patio de los Naranjos

El Patio de los Naranjos ofrecía un escenario de luces y sombras que daban belleza al entorno monumental. La joven cantaora Fernanda Carrasco se crecía durante el transcurso de su actuación, buscando su centro, acompañada del guitarrista Curro Vargas. Le seguía un Rancapino Hijo de voz dulce y cantes mecidos, acompañado de la guitarra de Antonio Higuero.

#ESENCIAS de David Peña Dorantes y Marina Heredia

Un verdadero homenaje a El Lebrijano, de las manos de su sobrino David Peña Dorantes, y de la voz de la cantaora Marina Heredia, en el mismo lugar donde hacía unos días el pueblo de Lebrija le dio su despedida. Un recital completo con un incesante y magistral piano y la percusión complementaria de Javi Ruibal. Dos palmas con compás de Anabel Rivera y Jara Heredia. Puedes leer aquí la crónica: Dorantes y Marina Heredia hacen llorar con sus Esencias a un público entregado.

#EspacioJoven Concierto de Lin Cortés en la Casa de la Juventud

Flamenco

#51Caracolá #EspacioJondo #Maridaje #EspacioJoven Concierto de Lin Cortés

Un concierto muy eléctrico, con dos guitarras rockandrolleras, un bajo y una batería. Lin Cortés viene a Lebrija con sus creaciones musicales, su gipsy evolution y una voz que encandila a las más jóvenes. Un fin de fiestas muy flamenco en una noche cuyas entradas y barra le correspondió a la Hermandad de los Gitanos de Lebrija. Antes de empezar el concierto tuvimos ocasión de charlar con él, lee aquí al entrevista completa: “En mi casa se escuchaba a los Chichos y a Camarón”.

LUIS DE LEBRIJA en la #AzoteaFlamenca de la Peña

Flamenco

#51Caracolá #EspacioJondo #Maridaje #EspacioJoven Luis de Lebrija en la #AzoteaFlamenca

Luis de Lebrija nos dejó ensimismados con su conocimiento de los cantes y su manera de expresarse, ajustada y expresiva a la vez. Con múltiples creaciones propias sobre los cantes más antiguos y más genuinos de Lebrija. Acompañado de forma ejemplar por la guitarra virtuosa de Benito Velázquez. Esta noche vivimos uno de los verdaderos momentos caracoleros, con unn fin de fiestas improvisado y protagonizado por familiares del cantaor y aficionados que se subieron entusiasmados al escenario.

#51Caracolá Caracol de Oro para la Hermandad de los Gitanos

La cantaora lebrijana Anabel Valencia puso el primer punto solemne en el escenario con Las Galeras en honor de Juan Peña “El Lebrijano”. Después destacamos la caña y su portentoso fin de fiestas por bulerías. Acompañada de las guitarras de Juan de Clemente y Luis Carrasco y las palmas de Manuel y Juan Diego Valencia. El Cabrero no defraudó y volvió a apuntillar con su cante las verdades del barquero. Acompañado por su fiel Rafael Rodríguez, José se mostró con la misma autenticidad de siempre metiendo letras de Borges, interpretando la canción protesta y lidapidando al poder por fandangos.

El acto del Caracol de Oro a la Hermandad de los Gitanos bien merecido. Una mención a todos los responsables máximos de la hermandad a lo largo de la historia del festival flamenco, que han contribuido en su organización siendo la Hermandad durante años, la principal responsable del festival. Lee aquí el artículo y más fotos del acto: La Hermandad de los Gitanos recibe el Caracol de oro en la 51 edición de la Caracolá.

Una segunda parte apoteósica con la entrega total de sus protagonistas. El cantaor José Valencia en la cresta de la ola, sabe de donde viene y clavó una seguiriya en la historia musical del festival caracolero. Acompañado por su escudero Juan Requena, que paseará su nombre propio en la próxima Bienal en Sevilla.

Farruquito es puro arrebato en movimiento. Baile gitano, basado en su estirpe. Con elegancia rastrea sus pies, para sorprender con el taconeo. Venía acompañado de la voz de Mari Vizarraga y Pepe de Pura. El bailaor propició el fin de fiestas dejando aires tímidos de la Caracolá en el sofocante ambiente del teatro.

Puedes leer aquí nuestra crítica flamenca: “La Caracolá del Teatro“.

Encuentro para el intercambio de semillas y la agricultura ecológica

El III Encuentro por las Semillas y la Memoria está dedicado a la “Higiene y Cosmética Libres de Transgénicos”

La Asociación “La Simiente”/PALT de Lebrija ha organizado el III Encuentro por las Semillas y la Memoria en la Casa de la Cultura, reuniendo múltiples actividades relacionadas con una vida saludable y un consumo responsable por parte de la sociedad.

Este III Encuentro ha estado dedicado a la “Higiene y Cosmética Libres de Transgénicos” con talleres en torno a la elaboración de jabón artesanal y la elaboración de productos cosméticos. Además, se ha celebrado un intercambio de semillas y se han podido degustar alimentos de cercanía de huertos ecológicos.

Hemos asistido al Taller de Elaboración de Jabón con aceite usado. ¿Por qué? Porque el aceite que sobra en e hogar y se tira por el fregadero termina en nuestros ríos. Una vez allí forma una película que no permite la oxigenación y destruye peces y plantas acuáticas. Un litro de aceite contamina 50.000 litros de agua.

Y nos hemos acercado al stand de la Huerta Ecológica “La Soberana”, una asociación de productores y consumidores ecológicos. Esta huerta tiene como objetivo conectar la producción local ecológica y saludable con los consumidores comarcales a través de la organización de grupos de consumo: “come sano, a precios razonables, frutas y hortalizas de temporada”.

Aquí os dejamos algunas imágenes del día y algunas curiosidades que nos hemos encontrado:




FIESTA EN LEBRIJA conforma el presente y el futuro de los artistas flamencos lebrijanos

La Bienal de Flameno de Sevilla acoge en el Hotel Triana un espectáculo festero en torno a la figura de Concha Vargas

Con un rotundo ‘no hay entradas’ daba comienzo la “Fiesta en Lebrija”. El escenario, situado en el patio del Hotel Triana, es como un corral de vecinos original, pero no solo de Triana, sino de Lebrija también. Un público en su gran mayoría extranjero, entre el que destacaban japonesas, también habla inglesa y francesa…

Bienal de Sevilla 2014

BIENAL DE FLAMENCO DE SEVILLA 2014_Concha Vargas

“Fiesta en Lebrija”, capitaneado por Tere Peña, conforma una muestra del presente y futuro de los artistas lebrijanos. Como dijo Concha Vargas, “la frescura de la juventud con el sabor añejo”. Voces como la de Miguel Funi hijo, que se subía  por primera vez en un escenario, Carmen Vargas y Fernanda Carrasco son la continuidad del flamenco en Lebrija y, a juzgar por lo vivido ayer noche, está garantizada la continuidad del cante puro.

Lo añejo (la sabiduría del cante) lo representan muy bien Luis Malena y Juana Vargas, con gran conocimiento del pasado musical gitano, que les otorga esa forma tan suave de cantar  que hace que el sonido de sus voces penetren en lo más hondo del alma con sabor añejo.

Eso en cante, el baile lo trae Concha Vargas, que representa el presente y el futuro del baile lebrijano, pues ella en su persona representa el presente, y el futuro lo hace posible a través de su escuela de baile que tiene ubicada en Lebrija. Concha recoge la frescura de la juventud y el sabor añejo de la fiesta en Lebrija y los entrelaza dándole cuerpo y expresión visual, atrapando al espectador en un remolino de emociones.

Las guitarras de Antonio Malena, Curro Vargas y Malena Chico, con el cajón  de Nano Peña y la palmas de Juan Pike y Vicente Peña cuadraron el espectáculo musicalmente, cambiando de ritmo o cambiando de palo, enlazando los mismos a compás.

Todos al completo jalean a Lebrija por bulerías, entonando la alegría de los gitanos lebrijanos. Miguel Funi hijo es el encargado de abrir la fiesta por cantiñas, con una voz potente. Le sigue Fernanda Carrasco, que con sus cantiñas endulza el escenario, mostrando su sabia nueva, dando buena cuenta del potencial que tiene en su interior. Al unísono, el compás cambia a bulerías. Fernanda  Carrasco y Miguel Funi se ponen en pie. Comienza Fernanda y hace gala de la riqueza que emana de su garganta, haciendo que los pelos se te ericen. Mostrando singularidad entre ellos, comienza Miguel Funi. Es increíble que cantando por bulerías, el compás cambie entre un artista y otro. Miguel consigue que se me asemeje algunos rasgos de su padre, pero con la suficiente personalidad para que no se le confunda con él.

Luis Malena comienza a atemperar la noche con una soleá, haciendo enriquecer el patio de vecinos, introduciendo la fiesta en altas horas de la noche, donde el cante se muestra más forjado a fuego lento y transmisor. El testigo lo recoge Juana Vargas, replicándole a Luis por soleá. Juana Vargas se sitúa al borde del escenario para cantarnos unos fandangos por soleá que  para mí, personalmente, fue unos de esos momentos que la Bienal llama mágicos. Como sin esfuerzo para ella, comienza a cantar imprimiéndole una sustancia que se llama gitanería, que lleva el cante a su expresión más llamativa y provoca los aplausos del público.

José “el Pañero” se arranca por bulerías, devolviendo el ritmo trepidante a la fiesta, demostrando que en Algeciras no solo se toca la guitarra, también se canta y se baila como buen gitano. Sin desmerecer, la verdad es que echamos de menos al Feíto, pues él es un representante de esa personalidad de los gitanos graciosos que se cantan y bailan de una forma muy divertida.

 

Como un estruendo comienza Carmen Vargas a cantar por bulerías, transformando el ritmo de la fiesta, pues su voz potente irrumpe en el patio de vecinos envolviendo al público, que acentúa su atención al escenario, momento en que Concha Vargas se levanta  y comienza a mezclarse la frescura de la juventud, el sabor añejo y el embrujo de la voz de Carmen Vargas. Concha comienza a estremecer se cuerpo, a dejarse influenciar por el cante de su hija, comenzando un diálogo misterioso, provocando el  embrujo del baile de Concha.

Llegamos al fin de fiesta y en ese momento las guitarras dejan de sonar para unirse al compás de las palmas. Todos, uno a uno, vuelven a cantar por bulerías, invitando al siguiente a que se dé una pataíta por bulerías, incluido los guitarras Antonio Malena y Curro Vargas, que se dan su vueltecita por bulerías. Se despiden del público entonando todos un estribillo que cantaba el Chozas, recordando su persona que pertenece a la gran historia del flamenco gitano.