Curso de Verano en Carmona: LOS SECRETOS DEL CANTE FLAMENCO. CAMARÓN EN EL RECUERDO

La universidad Pablo de Olavide concede becas a mujeres de las Peñas Flamencas de Andalucía y créditos a estudiantes

Se acerca el verano y la oferta de Cursos sobre Flamenco de las Universidades andaluzas es rica y variada. Nosotros vamos a recomendar el Curso de Verano de la Universidad pablo de Olavide en Carmona, porque ofrece un buen programa, destaca el papel de la mujer en el cante flamenco y se acuerda de Camarón en su jornada final. Además, y es de agradecer, el curso ofrece becas a las mujeres socias de las Peñas Flamencas de Andalucía.

Flamenco

CURSO DE VERANO_Camarón en el recuerdo

El Curso de celebra los días 19, 20 y 21 de julio en Carmona y está dedicado a los secretos del cante. El flamenco tendrá la oportunidad en este curso de verse retratado, examinado y valorado desde todas las variantes posibles: artística, sociológica, histórica, evolutiva y práctica. Una de las singularidades de este curso es qque combina la formación académica con experiencias prácticas y sensoriales. Las sesiones teóricas van acompañadas de talleres de compás y palmas, impartidos por El Torombo y Triana Suárez.

Entre los integrantes del programa hay que destacar el poeta Benjamín Prado, que inaugura el curso, y los artistas Pansequito y Paco Cepero que estarán en el cierre. Y entre los ponentes, el curso cuenta con Guillermo Castro, Antonio Carmona, Cristina Heeren, Antonio Reina y Cristina Cruces.

El viernes 21 de julio, último día del curso, estará dedicado a la figura de Camarón de la Isla, en el 25 aniversario de su muerte. De esta forma, el escritor y periodista Juan José Téllez impartirá una conferencia sobre “Camarón, la leyenda del tiempo“; la profesora Mercedes Gómez-García Plata, catadrática de la Sorbona de París, hablará sobre “La trayectoria artística de Camarón de la Isla: el flamenco hacia la globalización”; el periodista Manolo Curao dará un taller sobre “Camarón, referencias personales y artísticas del mito“, y finalmente se celebrará una mesa redonda sobre las “Vivencias con José Monge Cruz” en la que participará el guitarrista Paco Cepero y Pansequito, artistas y amigos personales de Camarón.

El curso incluye además un espacio para indagar en la técnica vocal del cante flamenco, con la contaora y logopeda María José Pérez, y una cata con los vinos generosos del marco de Jerez y su relación con lso palos del flamenco, dirigida por José María Castaño, director del programa Los Caminos del Cante.

Para conocer el programa completo, pincha aquí.

Este Curso de Verano de la Pablo de Olavide, que se celebra en la sede de Carmona, tiene una duración de 30 horas y un precio de 70 euros. Los directores son el doctor e investigador de flamenco y periodista de la Cadena Ser, Ildefonso Vergara Camacho, y la filóloga Inmaculada Bustos Casanova.

La Universidad Pablo de Olavide otorga 3 créditos de libre configuración para estudiantes y ofrece becas a mujeres socias de las Peñas Flamencas de Andalucía. las condiciones de las becas son: mujeres que sean socias de las peñas flamencas; la matrícula será gratuita, aunque si deseasen los diplomas abonarán 10 euros, y la matrículas se llevará a cabo antes del 15 de julio.

 

CAMARÓN VIVE / 25 Años. Mito, leyenda y revolución

Una exposición del Instituto Andaluz de Flamenco recuerda cinco aspectos fundamentales de la vida de Camarón

CAMARÓN Y PACO DE LUCÍA

Como un niño solo en invierno

En el ecuador de los años 60, José Monge ya se buscaba la vida por Madrid, cuando la campana de su voz redoblaba en el tablao de Torres Bermejas. Atrás quedaban sus primeras giras en compañías de baile, su primera grabación con Antonio Arenas. Fue en esa época cuando le conoció Paco de Lucía, que siempre vio a su amigo como “un espíritu libre” per, al mismo tiempo percibía en él una cierta sensación de fragilidad: “Te daban ganas de protegerlo porque lo veías perdido, como un niño solo en invierno”.

Paco de Lucía: “Camarón es un hombre con una magia sin fronteras”.

“Camarón y Paco fueron nuestros Lennon y McCartney”, asegura Juan José Téllez. En una década que cambiaría para siempre las costumbres del mundo y de la música, Paco y José viajarían juntos desde Alemania a Brasil, pero sobre todo emprendieron un viaje en el que uno y otro lograron cambiar para siempre la apariencia del flamenco, sin perder el semblante de la tradición. Jamás traicionaron al jondo. Lo rejuvenecieron.

Una hermandad de sangre

Camarón y Paco no solo grabaron nueve jóvenes discos de vértigo entre 1969 y 19777, en los que crearon La Canastera, un nuevo estilo flamenco. Ni tan solo siguieron lealmente unidos desde “Como el agua” a “Potro de rabia y miel”. Ambos habían sellado una hermandad de sangre: “A los demás cantaores, si las has tocado tres veces ya puedes acompañarlos con el piloto automático –escribió Paco de Lucía-. A Camarón no, lo que más me gustaba de él era que nunca podías relajarte porque te sorprendía”.

PASIÓN POR EL TOREO

José Monge, Camarón de la Isla: “Soñar el flamenco es aún más hermoso que torear”.

De no haber sido cantaor, Camarón hubiera sido torero. De niño, jugaba a ser maletilla por los tentaderos, incluso participó en festivales hasta que un morlaco le revoleó: “Me dieron una ocasión / de salir a torear / se me quitó la afición”, evocaba Carlos Lencero. Dedicó unas bulerías, “Arte y Majestad”, a su admirado amigo Curro Romero: “Lo de Curro –decía- es lo que yo entiendo por torero bueno. Le he visto cuajar faenas de arte total, jugárselo todo cuando se tercian las cosas y no prestarse a apaños cuando se atraviesan. El mismo sentimiento y la misma verdad que yo busco en el cante”.

Curro Romero: “José quiso ser torero, pero tenía mucha jindama”.

Veneraba a Curro, pero fue amigo de Paula, de Manzanares, y en los albores, de El Cordobés. Camarón jugaba a torear, quizás como un sueño de aventura, o como una ilusión con la que espantar su pobreza. Así exploraba los claros de La Medallona o, junto a su amigo Manuel el del lunar, convencía al apoderado Antonio Caraballo para que le dejase ensayar con los capotes del novillero de la Isla, Felipe Romero. A 19 de octubre de 1975, figuró en un cartel, junto con Miguel Mateo Miguelín, Curro Romero, José Antonio Galán, Juan Jiménez y Alfonso Galán. No volvió a pisar los ruedos más que para cantar.

LA CHISPA DE CAMARÓN

“De chiquitita yo era mu menúa, mu chica, y no me estaba quieta, y cariñosamente me pusieron de apodo La Chispa, la Chispita. Pero tengo mucha fuerza, aunque otra mucha la perdí después de que José la perdiera y solo me queda la fuerza necesaria para hacer justicia con él y que de verdad sea reconocido mi marido como lo que fue”, Dolores Montoya “La Chispa”.

José Monge, Camarón de la Isla: “Existe una luna y solo la tengo yo y con La Chispa tengo dos”.

“Yo no quiero, pero es inevitable. Pasan los coches y va cantando él. Entro en un bar y está él puesto de música. En la tele, cuando menos lo espero, sale cantando… A veces mis hijos lo ponen en casa y, al rato lo tienen que quitar porque me cambia la cara. No era un cantaor en casa, no cantaba a los niños para dormir ni eso, pero siempre estaba estudiando sus cantes con los cascos puestos”, Dolores Montoya “La Chispa”.

LEYENDA MUSICAL

La leyenda del tiempo, una revolución para el flamenco

Recuerda Ricardo Pachón, productor musical de dicha grabación, que “los gitanos viejos iban a las tiendas a dovolver el disco diciendo que ese no era Camarón. Luego ha sido calificado en “Rock de Luxe” como el mejor álbum de pop de los últimos 25 años, después de “Veneno”. Con La Leyenda, José Monge Cruz le dio permiso a su tribu para que se desmadraran con el arte”.

José Monge, Camarón de la Isla: “Qué cosa más rara, Tomatito, cuando yo lo grabe verás que bien suena”.

José Monge, Camarón de la Isla: “La pueraza no se puede perder nunca cuando uno la lleva de verdad”.

Tras un primer disco con Antonio Arena, en 1969 inicia la grabación de 9 álbumes históricos, con la colaboración especial de Paco de Lucía. Camarón sentó ahí las bases de una renovación del lenguaje musical del flamenco, partiendo de las raíces. En 1979, con el disco “La Leyenda del tiempo”, producido por Ricardo Pachón, con Tomatito a la guitarra y un elenco de músicos de excepción, no solo abrirá las puertas a otro público, sino a un nuevo sentido del jondo y de la música popular en España. Hasta “Potro de rabia y miel”, todo en él será ya legendario.

CAMARÓN Y LA GUITARRA

Camarón recordaba que, en una fiesta en Jerez, paco de Lucía y Paco Cepero se negaban en broma a tocarle la guitarra y él mismo terminó haciéndolo, ante la sorpresa de dos de sus grandes tocaores, junto con Ramón de Algeciras y Tomatito. Camarón también interpretó otros instrumentos de cuerda como el sitar o la mandolina. Hoy sus familiares guardan un gran tesoro: una colección única de más de cien guitarras que Camarón atesoraba celosamente. Sonantas con historia, incluso una Torres, de valor incalculable, que le regalaron en un cumpleaños.

José Fernández, Tomatito: “Tengo guardada con mucho cariño la guitarra con la que tocaba Camarón”.

Un guitarrista, Antonio Arenas, le empujó a tocar. Otro, Paco de Lucía, le acompañó hasta su último aliento. Y otro, Tomatito, se convirtió en su fiel compañero de aventuras. Pero Camarón de la Isla fue guitarrista antes que cantaor y dice que fue un grande en el toque por bulerías. A pesar de no ser un guitarrista de excepción, tenía una gracia en el toque, un saber pulsar las cuerdas con tanta finura y duende, que le hacían ser muy solicitado en sus principios.

CAMARÓN VIVE. 25 Años. Mito, leyenda y revolución

La Exposición CAMARÓN VIVE se podrá visitar en San Fernando hasta el día 14 de mayo en horario de mañana y tarde

Flamenco

Exposición CAMARÓN VIVE. 25 AÑOS en San Fernando

EXPOSICIÓN CAMARÓN VIVE en San Fernando
Lugar: Centro de Congresos de San Fernando (c/ Real, 83).
Del 26 de abril al 14 de mayo. En horario de mañana y tarde.

 

El Centro de Congresos de San Fernando (Cádiz) acoge hasta el día 14 de mayo la Exposición ‘Camarón Vive. 25 años’, que a través de cinco bloques temáticos (Camarón y la guitarra, Camarón y Paco de Lucía, Pasión por el toreo, Leyenda musical y La Chispa de Camarón) realiza un recorrido por la trayectoria artística y vital del genial cantaor.

La Consejería de Cultura, a través del Instituto Andaluz del Flamenco, ha producido esta exposición que da a conocer algunos de los hitos más destacables en la vida y la obra del artista. Su inclinación por la guitarra, su pasión por el toreo, su relación con la Chispa, el amor de su vida; su complicidad con Paco de Lucía o la revolución que supuso y supone la grabación de “La leyenda del tiempo”, queda patente en cada uno de los apartados. Se recorre a través de imágenes (inéditas en su mayoría), la senda de algunas de sus vivencias, sus relaciones y aficiones con respecto a estos cinco ejes vitales de su carrera profesional y su vida afectiva/emocional. En todas las imágenes que se muestran se ve al artista como un hombre joven, ilusionado, feliz, porque Camarón vivía y sentía en flamenco, lo compartía con su público, y lo transmitía de una forma que, sin duda, lo hizo distinto, lo convirtió en el mito y la leyenda que es.

Camarón conjugó innovación, tradición, talento y esfuerzo, instinto y reflexión: un adelantado a su tiempo que sabía que el flamenco está vivo y que evoluciona, pero sin perder en ningún momento su raíz. Si hay un artista que ha contribuido en gran medida a esta difusión del flamenco, a su conocimiento y a su acceso a nuevos públicos y escenarios, ese fue José Monge Cruz, Camarón de la Isla. Un cantaor que marcó un antes y un después en la historia de este arte. Por todo ello le se le rinde este tributo. Su recuerdo, 25 años después de su fallecimiento, sigue siendo cercano y vigente, tanto que sigue atrayendo a muchos aficionados a los lugares señeros de su biografía, situados en San Fernando (Cádiz), localidad que llevó como insignia en su nombre artístico.

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía tiene un compromiso sólido y constante con la cultura y con el flamenco, y la declaración del flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO vino a reforzar aún más las políticas de la Junta para fomentar este arte, implicar a la sociedad en su crecimiento y consolidarlo como uno de los principales motores de la industria cultural en Andalucía. Esta declaración, unida a la explícita incorporación de esta manifestación cultural en el artículo 68 del Estatuto de Autonomía andaluz, suponen en la práctica un incremento de los esfuerzos destinados a la consecución de los objetivos de la Consejería de Cultura, que no son otros que la promoción, la difusión y la conservación de este arte.