ENCUENTROS FLAMENCOS DE MAIRENA Familia Peña y Paseo a Dos

La tres generaciones de los Peñas se juntaron en el escenario anticipándose al Paseo a Dos de Dorantes & García Fons

Ambiente familiar sobre el escenario, en un espectáculo cargado de emociones y respeto al ser más querido. Miradas al cielo, que se imponía protegiendo a esta saga familiar en la noche de verano del pasado 9 de junio.

“Va por ella” y la familia Peña hizo lo mejor que sabe hacer, mantenerse unida con la música como principal protagonista. Pedro María Peña interpretó él solo, voz y guitarra, unas malagueñas y después soleá, para acordarse en todo momento de su madre. Después llegó el más pequeño, tercera generación, y por cantiñas; más tarde se acordaría de su abuela Perrata a compás de bulerías de Lebrija.

El momento solemne lo pone Pedro Peña viejo, con el mayor respeto, que interpreta con un estilo personalísimo las bulerías al golpe de cosecha propia: “amigo, ya no hay amigo”. Sube la tía Inés Bacán y llena el escenario con su voz antigua. Parece que va a haber un momento de fiesta por bulerías pero se impone el respeto y el baile es sosegado, comedido, de la familia Peña, Fernanda, Antonio y su hijo Vicente.

La segunda parte es un diálogo íntimo e instrumental entre David Peña Dorantes, que hace gala de su segundo apellido más que nunca; y el músico francés García-Fons. Se han intercambiado partituras y vivencias para grabar un disco que es una delicia para los oídos y un enfrentamiento musical que emana sabiduría y precisión.

Os dejamos unas fotos del encuentro flamenco en Mairena: Familia Peña y Paseo a Dos:

Flamenco

Encuentros Flamencos en Mairena 2016_Pedroto Peña y su padre Pedro M. Peña

UN TRIBUTO POR SOLEÁ

Espectáculo / homenaje con motivo de la entrega del Premio Demófilo 2015 a Pedro Peña

El primero fue Pedro María Peña, abrió el espectáculo con un solo de guitarra por bulerías: “Pero a mí lo que me pide el cuerpo y el corazón esta noche es cantarte cuatro letritas por soleá, papá”. Y puso el primer pellizco de una noche en la que la Fundación Machado entregó el Premio Demófilo 2015 a Pedro Peña por una larga y fructífera trayectoria personal y profesional.

La soleá, uno de los cantes gitanos por excelencia. El que dice las penas cantando. Luis el Zambo, José de la Tomasa y Chiquetete no pudieron más que comenzar sus actuaciones ofreciéndole a Pedro Peña su tributo por soleá.

 

Flamenco

Espectáculo / homenaje a Pedro Peña_Pedro M. Peña

Luis el Zambo estuvo acompañado por la guitarra también jerezana de Miguel Salado. Dejó su impronta por bulerías, con las tablas que le ha dado el Villamarta: “En mi vía me he visto con más palmeros”, subrayó con su desparpajo habitual. Muy grande José de la Tomasa, marcó el cante primero con su soleá certera y después más si cabe por tarantos, sabiendo que la noche no se merecía otros cantes más livianos. Se dirigó directamente a Pedro Peña: “Gracias por tantas noches compartiendo tu sabiduría, te mereces el Nobel del drama flamenco”.

Llegó de Triana un Chiquetete emocionado y agradecido de formar parte del espectáculo y después de cantar por derecho mostró su gitanería también en su forma e interpretó un clásico de Pedro Peña con su estilo inconfundible que lo llevó a triunfar en décadas anteriores: “Cuéntale al mundo tus dichas y no le cuentes tus penas…”.

Fue Esperanza Fernández la que empezó a salirse del guión aproximándose a Lebrija por cantiñas con la guitarra de Miguel Ángel Cortés y protagonizando uno de los momentos más espectaculares de la noche junto a David Peña Dorantes, con la interpretación del “Di, di Ana” tan familiar y tan solemne. Dorantes se quedó solo con su piano y dedicó una rondeña y unas palabras a su padre: “No tienes un corazón, tienes un templo, y cuando suenan las campanas ahí estamos tus cinco hijos”.

Flamenco

Espectáculo / homenaje a Pedro Peña_Esperanza Fernández y Miguel Ángel Cortés

Flamenco

Espectáculo / homenaje a Pedro Peña_Esperanza Fernández y David P. Dorantes

Pastora Galván irrumpe en el escenario mostrando una gran complicidad con Dorantes. Armada de unos platillos o castañuelas se mueve al compás del piano con aires de reina mora. La bailaora es camaleónica y en esta ocasión ofrece su broche de lujo para el espectáculo.

Flamenco

Espectáculo / homenaje a Pedro Peña_Pastora Galván y David P. Dorantes

Tras recibir el Premio Demófilo, Pedro Peña nos trae la intimidad de su hogar al escenario y nos canta una letrita propia cargada de gran belleza con sello de la familia de los Peña. Un acto de generosidad que culmina con un fin de fiestas en el que se da la pataíta como buen gitano. Pedro Peña es gran conocedor y defensor de la cultura gitana y sus valores y en esta noche sevillana los Peña fueron grandes representantes de los gitanos flamencos que tanto han aportado a la cultura andaluza. ¡Te lo debíamos, Pedro!