Aires de libertad en el Homenaje a JUAN PEÑA EL LEBRIJANO

Aficionados, artistas y familiares rinden tributo al primer y gran revolucionario del cante gitano andaluz

Empieza Juan Peña El Lebrijano diciendo sentencia en un video de la serie Rito y Geografía del Cante y, en ese momento, queda claro que su figura permanece y sigue viva en el acontecer de la historia del flamenco en esta baja Andalucía. Cuando los artistas son tan grandes, su legado es incuestionable. De ahí partimos.

Los familiares directos tiran de la sangre y se encuentran especialmente emocionados. Son conscientes de la magnitud de la herencia y se vuelcan en el tributo ofreciendo a Juan Peña sus mejores momentos. Su hija Ana Belén en la dirección del espectáculo, su hijo Juan y sus hermanos Pedro y Tere Peña entre el público. Su sobrino Pedro María Peña le dedica un tema propio y David Peña Dorantes le recuerda a su madre Perrata al piano, ayudado por el coro que emula la Caravana de los Gitanos. La cantaora Inés Bacán protagoniza uno de los momentos más desgarradores de la noche, interpreta la seguiriya de los perseguidos y en menos de dos minutos sitúa la historia del pueblo gitano en su punto de partida, como lo hizo de manera genial el propio Juan Peña en su disco Persecución.

Flamenco

Homenaje a Juan Peña El Lebrijano en Sevilla_marzo de 2019. Foto APérez

Una obra magistral que se merece la dedicación de todo el primer bloque del espectáculo. La primera en traer los aires de caravana es Tomasa La Macanita, interpretando con su voz de gitana dulce que sabe quebrarse el canto a la libertad del pueblo gitano. Y como la familia es extensa, llega un Pepe de Lucía apelando también a la sangre con las bulerías que invocan la historia sagrada.

Flamenco

Homenaje a Juan Peña El Lebrijano en Sevilla_marzo de 2019. Foto APérez

Sigue acompañando la guitarra de Pedro María Peña para dejar paso a Diana Navarro a capela que recita las palabras de Félix Grande: “de lo hondo del templo, sacad al gitano”. Y el mayor dolor es el que canta Anabel Valencia, que interpreta las galeras acompañada de las guitarras de Curro Vargas y los Malena.

El piano de Dorantes protagoniza el segundo bloque, sobrevolando la atmósfera y dando fe del tributo, del compás que se hereda de la abuela Perrata a los hijos y al sobrino, que ha echado a volar con las credenciales más deseadas. Sale al escenario José Valencia e interpreta las Bienaventuranzas del disco Palabra de Dios a un Gitano, como hiciera en vida del maestro en el Maestranza.

Flamenco

Homenaje a Juan Peña El Lebrijano en Sevilla_marzo de 2019. Foto APérez

El tercer bloque está dedicado a la esencia, al primer Lebrijano, el de los festivales flamencos. El cantaor José de la Tomasa fija bien el cante por soleá y hace su especial contribución a un amigo. Acompañado de la guitarra también fiel de Paco Cepero. Ambos compañeros en la antología flamenca. Antonio Moya ampara a Inés Bacán en esa seguiriya desgarradora y se queda para acompañar a Mari Peña con uno de los temas de Lágrimas de Cera. La familia de Utrera representada en Tomás de Perrate, que le dedica con las guitarras de Antonio Malena y Currito Malena unas letritas por bulerías de la casa.

El cuarto bloque está dedicado al encuentro con otras músicas, con otros lugares. Juan Peña El Lebrijano se entiende con sus semajantes a través de la música, es definitivamente un gitano universal. Los músicos magrebíes suben al escenario con laúd y violín y añaden color al homenaje. La musicalidad viene de las cuerdas de la guitarra de Rycardo Moreno que se introduce en Casablanca ayudado por los coros y la voz de Lela Soto. Los artistas defienden cada uno a su forma los temas de El Lebrijano, sin que decaiga la calidad de la música. La bailaora Pastora Galván más flamenca que nunca arrastra sus pies por soleá. Y se suma Pepe de Lucía para interpretar En el Soto del disco Sueños en el Aire. Otra obra maestra de El Lebrijano que escoge el cantante David de María que interpreta los 25 Faroles como una canción por tangos. La discografía flamenca de El Lebrijano se va sucediendo. Su primo Diego Carrasco llega de Jerez diciendo con cariño y su peculiar soniquete que también se llama Juan.

Flamenco

Homenaje a Juan Peña El Lebrijano en Sevilla_marzo de 2019. Foto APérez

La cantaora Esperanza Fernández se atreve también con Lágrimas de Cera, añadiendo voz flamenca y solemnidad a la musicalidad del espectáculo. Argentina y Pedro El Granaíno hacen suya la orquesta andalousí, la primera con el tema Dame la Libertad del disco Encuentros y el segundo acercándose a su Granada con una interpretación personal. Para el broche del espectáculo, el tema más popular El Anillo interpretado por Nolasco con los aires más auténticos de Marruecos en la voz de Hamid el Hadri. Para finalizar, un agradecido Sergio Aguilera quiere dedicarle el último adiós al maestro en forma de canto.

FlamencoCONTAINERS_Una epopeya musical alrededor del mundo para volver al hogar

El lebrijano David Peña Dorantes recrea la hazaña de la primera vuelta al mundo para la clausura de la Bienal

La Bienal de Sevilla nos ofrece una clausura épica, que conmemora el quinto centenario de la primera vuelta al mundo y dispone las naves del flamenco rumbo a la universalidad. El responsable de la gesta es el pianista y compositor David Peña Dorantes, que parte por derroteros desconocidos para volver a su hogar, a lo más íntimo de su existencia.

Flamenco

David Peña Dorantes en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. Foto: BIENAL FLAMENCO SEVILLA.

Dorantes compone en cinco actos la aventura de Magallanes y Elcano, el entusiasmo del origen del viaje, la incertidumbre de la ruta, la belleza de lo desconocido, las fatigas de la muerte y el descubrimiento al fin de una nueva ruta de las especias que significa mucho más porque es el triunfo de un desafío y el comienzo de una nueva era global que llega a nuestros días.

Y lo hace acompañado de la magnífica Orquesta Bética de Sevilla, dirigida por Michael Thomas, y de una coral de voces flamencas con alumnos de la Fundación Flamenco Heeren, entre los que destacan las voces y las palmas de Los Mellis y Pedrito Peña.

El escenario impone. Cualquiera de estos containers puede estar pasado mañana en algún confín del mundo. Dorantes introduce su obra y nos previene, esta empresa no va a ser fácil pero va a estar cargada de belleza. Aparecen dos grandes músicos en escena sacando compás de uno de los contenedores que se encuentra sobre el escenario. La percusión orquestal de Antonio Moreno y la fiel batería de Javi Ruibal se contraponen al piano. Una vez más Dorantes se rodea de los mejores músicos para distinguirse con su música majestuosa y su armonía innata.

A ritmo de tanguillos se cargan las naves: harina, judías, lentejas… La travesía duró tres años. Salieron cinco naves y solo volvió una de ellas. Se derrocha alegría como en los coros de Cádiz. La travesía todavía es conocida. Suena por primera vez la orquesta y se reconoce la calma, representada al piano por una magnífica soleá. Se suma el coro y después la percusión. Notable alto al compás de Antonio Moreno que marca la soleá en el bombo con maestría y certeza. Después de haber visto otras percusiones en esta Bienal dan ganas de llorar de gusto.

Estas alegrías que le siguen no pueden ser otra cosa que la llegada a Brasil, a la bahía donde hoy se encuentra situada Río de Janeiro y después a la Patagonia. La travesía por el Pacífico hasta las islas Filipinas fue de hambre, enfermedades y derrotas. Con qué sentimiento toca Dorantes una seguiriya al piano, tengo miedo, mucho miedo, el mar oscuro y negra la noche. Se juntan la orquesta, los coros, la percusión y el piano para uno de los momentos más sublimes del concierto. El diálogo entre el piano y la percusión nos corta el aliento. Y empezamos a oler las especias, es cierto que huele a clavo, a romero y a menta en este muelle norte del Puerto de Sevilla. Para acabar con dos temas de su último disco “El Tiempo por Testigo” con arreglos orquestales para esta clausura de la Bienal de Flamenco de Sevilla.

Las fotos son cedidas por la Bienal de Flamenco de Sevilla:

Flamenco

David Peña Dorantes en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

DAVID PEÑA DORANTES en la Bienal de Flamenco: “El flamenco tiene mucho de verdad y parte de lo vivido, de la expresión directa”

El músico lebrijano celebra con un concierto en el Puerto de Sevilla la primera Vuelta al Mundo por Magallanes y Elcano

David Peña Dorantes no para de crear. Pasa de un proyecto a otro, viaja y entre actuación y actuación compone, esta vez por encargo para la Bienal de Sevilla. El músico lebrijano tiene por encomienda la misión de rememorar aquella aventura que supuso la búsqueda de una ruta alternativa a la de las especias y que se convirtió en la primera vuelta al mundo llevada a cabo por intrépidos españoles.

Es la primera vez que los ciudadanos podrán acceder al Puerto comercial de Sevilla, en zona franca. Lo harán a través de unas lanzaderas gratuitas que pone la Bienal y que parten de la estación de metro Blas Infante.

Hemos hablado con David, después de felicitarlo por el gran concierto que presenciamos en el festival Flamenco On Fire de Pamplona, en el que iba acompañado de dos primeras figuras del jazz mundial. En esta ocasión viene acompañado de la Orquesta Bética de Sevilla y de una coral compuesta por alumnos de la Fundación Cristina Heeren.

Flamenco

David Peña Dorantes en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

LebrijaFlamenca.com: La Roda del Viento cierra la XX edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla. ¿Se trata de composiciones nuevas? Porque es un encargo expreso de la Bienal para conmemorar el V centenario de la primera vuelta al mundo.

Dorantes: Excepto un par de temas todos son nuevos, los arreglos también los he hecho para esta conmemoración. Parto de la idea de unir la Bienal con este acontecimiento y a partir de ahí me he leído varios libros, me he documentado y me he puesto a componer. Con la ayuda en el guión de Casto Márquez.

LebrijaFlamenca.com: ¿Cómo vas construyendo la historia? La vuelta al mundo tiene mucho de aventura, de sueño. ¿Vas pasando por todos los continentes?

Dorantes: Bueno, efectivamente recreo la salida de este mismo Puerto de Sevilla, la llegada al mar. La estancia en Brasil y la búsqueda del Estrecho de Magallanes. La llegada al Pacífico, la muerte también, porque murieron muchos marineros, entre ellos Magallanes y tomó el mando Elcano. Bueno, la llegada a Filipinas… lo he dividido en cuatro partes y voy contando la historia, que es muy interesante y muy bonita, a través de mi música.

LebrijaFlamenca.com: Bueno, ¿qué te van a contar a ti de al vuelta al mundo? Tú que sabes ya de todas las músicas de todos los continentes.

Dorantes: No te creas, uso mucho los palos flamencos, las seguiriyas, los tientos… Los textos que recitan la coral también sirven para construir la historia. He creado un ambiente musical muy cercano al flamenco.

LebrijaFlamenca.com: Queríamos llegar a este tema, porque hemos disfrutado en este mes de septiembre de una conferencia de tu padre, que cantó al menos 20 ó 30 soleás diferentes. Y tu hermano ha tenido una gran oportunidad de presentarse como concertista en esta Bienal. Vosotros sois una familia que tiene un concepto del flamenco muy cercano, de expresión familiar, de vivencias…

Dorantes: El flamenco tiene mucho de verdad y, claro, la verdad parte de lo vivido, a nivel de habitación, de celebración entre nosotros. El flamenco parte de la vivencia, de la expresión directa, parte de ahí. Entonces claro, en los escenarios ya hay otros elementos, las luces, otros elementos. Es como una planta que la riegas, nosotros llevamos esa verdad a los escenarios, refresca la escena, hay más brotes de verdades.

LebrijaFlamenca.com: En esta Bienal es como si estuvieran aquellos que entienden el flamenco como una verdad o una expresión más familiar; y los innovadores por otro lado, como si estuvieran enfrentados. Nosotros no lo vemos así.

Dorantes: No claro, en absoluto. Nosotros somos creadores. Los flamencos también somos creadores. Lo hacemos con elegancia, sabiendo lo que hacemos, entendiendo, pero somos creadores. El flamenco es maravilloso, muy bonito.