Muchos motivos para ir al Gazpacho de Morón

Se cumplen 50 años de un festival de referencia, como el de Utrera y Lebrija

Los lebrijanos, a los que nos gusta el flamenco, tenemos muchos motivos para ir, el próximo sábado 3 de agosto, al Gazpacho de Morón de la Frontera:

1) Actúa nuestro paisano Dorantes al piano flamenco, acompañado por la gran cantaora sevillana Esperanza Fernández. El pianista lebrijano viaja por el mundo y encaja en festivales internacionales de todo tipo de músicas, pero gusta saborearlo en este tipo de escenarios flamencos, porque se acerca más a sus raíces. David Peña se hace acompañar de una artista que ya conoce tanto como a una hermana, éxito seguro en el Gazpacho.

piano flamenco Dorantes

El pianista lebrijano Dorantes actúa en el Gazpacho de Morón junto a Esperanza Fernández.

2) El cartel completo del Gazpacho no tiene desperdicio. Al cante, Pansequito y Pepe Taranto. Al piano flamenco: Dorantes con Esperanza Fernández como artista invitada.

Dos espectáculos de baile que nos despiertan mucho la curiosidad. Jairo Barrull es un bailaor nacido en Sevilla, hijo de un bailaor mítico como fue Ramón Barrull. Empezó con su padre, pero los primeros pasos profesionales los dió con 13 años junto a la lebrijana Concha Vargas. Amigo nuestro a través del Facebook de donde hemos cogido la foto del ensayo que ilustra este artículo. A Lidia Valle la hemos conocido personalmente este año en los tablaos de las Cruces de Lebrija. Siempre será bienvenida y estamos deseando verla en la Peña Flamenca de nuestra localidad, a ver si se concreta fecha.

baile flamenco Jairo Barrull

El bailaor Jairo Barrull ensaya para el Gazapacho de Morón 2013.

baile flamenco Lidia Valle

La bailaora Lidia Valle participará en el Gazpacho de Morón.

Completan el cartel las guitarras locales de Juan Torres y una actuación especial de Javier Ruiz Barrera, alumno de la Escuela Municipal.

3) Se cumplen 50 años del Gazpacho de Morón.

LLevan toda la semana celebrándolo. El miércoles 24 de julio se presentó el festival en la Fundación Cruzcampo de Sevilla, con una conferencia a cargo de Manuel Martín Martín. Múltiples actividades en torno a la conmemoración: la presentación en la azotea de la Casa de la Provincia de Sevilla, con el guitarrista Paco Delgado “El Leri”; proyecciones audiovisuales en el pueblo; más conferencias, y más actuaciones, como la del jueves 1 de agosto en la Terraza de la Plaza de Abastos con Antonio Chacón, J. Manuel Guerra y Moi de Morón al cante y la guitarra de Diego de Morón; y la del viernes 2 de agosto, en los Jardines de la Carrera de Morón, con alumnos de las Escuelas Municipales de Guitarra y Baile Flamenco.

Momento mágico y familiar en homenaje a Pepa de Utrera

Miguel Funi levantó el Festival con su fiesta por bulerías

El Potaje Gitano de Utrera es el primer festival flamenco de Andalucía y, por extensión, de España y del mundo entero. Y tiene una categoría especial solamente por ser el Potaje de Utrera. Es decir, que las 1.500 personas que llenaban el patio de la 57 edición, con su saber estar y apreciar el cante en uno de los lugares más señeros de la provincia, ya le dan categoría de sobra al cartel.

Y también el homenaje, este año a la artista desaparecida Josefa Loreto, Pepa de Utrera, gran colaboradora del festival. Los Morancos supieron dar con arte y gracia el nivel que se merece al homenaje como “mantenedores” del acto. El mejor momento del festival flamenco de Utrera ha venido este año de la mano de Miguel Funi y la familia de Pepa de Utrera, con unos minutos que más que un escenario se merecían una casa de vecinos.

La hermana de Pepa de Utrera, Juana Loreto, baila con elegancia con el cante de Miguel Funi.

La primera parte estuvo descafeinada. Tomás de Perrate se acordó de Pepa y entonó por soleá y cantiñas, con temas de Infundio y cantes de su tierra, pero se le notó el primer puesto en el cartel y el personal estaba todavía frío. Marina Heredia no supo calentar el ambiente y aunque canta bien y conoce los cantes, en la Caracolá Lebrijana del próximo sábado 20 de julio, de las va a desear para cantar de dos voces tan gitanas y tan de raíz como son las de las cantaoras locales Anabel Valencia y Fernanda Carrasco.

Tras la actuación de Miguel Funi, como decimos la más auténtica y con mejor sabor familiar, Pitingo supo encandilar al público con esa mezcolanza que hace de gitano altanero y niño prodigio del jazz, y disulpándose todo el rato, hizo su cucurruqucú Paloma, su yesterday y todo lo que quiso porque al público lo tenía en el bolsillo.

El festival se despidió hasta otro año con la elegancia y el baile incuestionable de Antonio El Pipa, esta vez acompañado por la voz de El Extremeño. Cabe destacar las guitarras de Antonio Moya, Diego del Morao, Pitín Hijo y de Juan Carmona, que vino con Pitingo.