ANABEL VALENCIA en la Bienal de Flamenco: “El espectáculo que yo llevo es el cante, la verdad del cante que yo he vivido”

La cantaora lebrijana ANABEL VALENCIA actúa el último día de Bienal de Flamenco en la Iglesia de San Luis de los Franceses

Todavía recordamos aquella soleá apolá que cantó Anabel Valencia en la Caracolá de 2013. Más de cinco años hace de aquello y parecía que se la jugaba en aquel recital contundente en el que dejó claro que pasaba a la edad adulta de cantaora sobre las tablas. Lo difícil que resulta la carrera flamenca, que todavía parece que en cada recital se la juega y de cada recital sale consagrada.

Anabel Valencia actúa en la Iglesias de San Luis de los Franceses el próximo domingo, 30 de octubre, acompañada de la guitarra de Curro Vargas y las palmas de manuel Valencia, Juan Diego Valencia y Cantarote.

El domingo, en la Bienal de Flamenco de Sevilla, y la sensación es la misma. Se la juega. O dicho más dulcemente, poquito a poquito, llegan las cosas. Y ha llegado la gran oportunidad. Hemos hablado con ella a ver cómo están los ánimos:

Flamenco

ANABEL VALENCIA en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

LebrijaFlamenca.com: ¿Cómo te sientes a dos días de actuar en la Bienal?

Anabel Valencia: Primero me supone nervios, nervios y nervios (risas). Muchos nervios. Mucho respeto también. Una ilusión y unas ganas tremendas. Además fue una sorpresa total, yo no me veía en la programación. Y de pronto me llamaron. Quiero que llegue ya, lo voy a disfrutar al máximo, lo voy a recordar siempre. Porque lleva una ya unos años luchando por tener un sitito, y plás, todo llega. Yo estoy igual que cuando estás enamorá, con las mariposas para arriba y para abajo, corriéndome por el estómago (hace los gestos).

LebrijaFlamenca.com: Has trabajado con Manuel de Paula, ¿qué te ha aportado como cantaor?

Anabel Valencia: Manuel de Paula ha sido mi director musical. Me ha ayudado a montar algunos de los temas. Podría destacar los tangos, que son un poco más nuevos. Son letras de Manuel. Esos tangos me han gustado a mí de toda la vida desde que yo era una niña. Son letras que he tenido siempre en la mente pero que nunca las he hecho. Y ahora él me los ha montado y me los ha hecho para mí: “Dijo la amapola / un día al trigal / tú eres amarilla / y yo colorá”. Son unas bulerías que las hemos metido por tangos. Y después me ha dado unos tangos antiguos que él tenía que también me enamoraron.

Yo creo que estaba todo ahí guardado esperando el momento especial y éste es el momento especial. Lo que ha aportado Manuel de Paula es el cante. Las letras también porque son suyas y a mí me encantan. Y aparte, dirigirme como entendido que es de cante. Ahí está su consejo como maestro. Ha hecho la estructura. Yo cojo sus consejos y después manda mi corazón. Los consejos se necesitan como un pilar, para que estés fuerte, y después tú tienes que buscarte dentro de ti y cada uno lo va a hacer de una forma. Y él conmigo se irrita y lo disfruta. A mí me gusta como me dirige, esa irritación y ese orgullo que tiene después conmigo, a mí me gusta. Él ha sido el primer cantaor que han escuchado mis oídos. Él ha sido el que hizo que me enamorara del cante gitano y flamenco. Después han venido otros, José Valencia que me he criado con él y he crecido con él. Pero Manuel ha sido una cosa distinta.

LebrijaFlamenca.com: En la programación de la Bienal se están dejando notar los artistas que van a cantar bien, el buen hacer de los que cantan puro.

Anabel Valencia: Hombre sí, se trata de ensañar lo que son las raíces de cada uno. No tiene nada que ver con un espectáculo más elaborado. En realidad todo cuenta. Depende del espectáculo. Yo voy a hacer un recital de cante. Voy a mostrar la verdad de lo que yo he mamado desde que era un bebé. No va a haber un violín, ni una entrada de otra cosa. Se va a ver un recital de cante. El espectáculo que yo llevo es el cante, la verdad del cante que yo he vivido.

LebrijaFlamenca.com: ¿Tú recuerdas cuándo decides me voy a dedicar a esto?

Anabel Valencia: En estos días me estoy acordando mucho de eso. Me acuerdo que salía yo de una Zambomba Flamenca en el teatro de Lebrija. Y había cantado con José Valencia. No se me va a olvidar nunca. Ya había yo grabado lo del Bombón, hicimos todos los conciertos del verano y decidimos disolvernos. Esas ganas de disolver algo que yo había trabajado tanto era por algo. Era porque yo tenía aquí dentro algo que yo no sabía adónde podía llegar. Yo no sabía quién era Anabel Valencia. Yo no sabía que yo podía cantar por seguiriyas. Cuando cantaba moderno me gustaba, era otra parte de mí que yo he vivido. Yo escucho un tema bonito y me entran ganas de cantarlo, eso siempre estará ahí.

Pero había una parte en mí que yo no sabía, que tenía que sacar fuera, una cantaora que yo llevaba dentro y que no conocía. Quizás ahí Manuel de Paula también tuvo mucha culpa, que me metió en sus espectáculos. Quizás él sí sabía lo que había dentro de mí.

Entonces… le dije a José Valencia aquella noche, saliendo del teatro: he decidido cantar flamenco. Y me dijo, Anabel esto no es fácil. Esto no tiene nada que ver con lo que tú has hecho hasta ahora. Lo siento en el alma, tengo la oportunidad de buscarme dentro y sé que tengo algo y no sé hasta dónde llego. Y me estoy acordando ahora, estos días, porque poquito a poquito llegan las cosas. Ahora es, ahora mismo tengo esa oportunidad.

LebrijaFlamenca.com: El apellido Valencia es gitano y lleva mucho peso. Mirando para atrás, háblame de tu familia, ¿de quién te acuerdas tú cantando?

Anabel Valencia: En mi familia nadie se ha dedicado a esto nada más que José Valencia y su tío Luis de Lebrija, que es primo hermano de mi padre por parte de los Mantequeros; Manuel de Paula que es el mismo apellido mío, porque el Caneco (padre de Manuel) y mi abuelo Mondego eran primos; por ejemplo mi prima Ana Peña, que también ha sido más artista. Poco más, el flamenco es una cosa que he vivido yo en mi casa, en un ambiente familiar.

Recuerdo la parte de mi abuelo Juan José, el padre de mi padre, la parte de los Caco. Mira, me acuerdo ahora mismo de La Cabrillera. Aquella mujer que yo no he conocido ni la escuché cantar, pero que todos cantamos “el perrito de mi amo”, todas esas letras que se dice que son de ella. A todos mis tíos les ha gustado mucho el cante. Mi tío Bastián, mi tía Juana… a los hermanos por parte de mi abuelo les ha gustado mucho el cante.

Por parte de mi madre, es que el flamenco es lo que se ha respirado en esa familia. Ha sido una familia muy gitana y ha gustado mucho el cante. Desde mi tío Luis, mi tío Tuli que canta que no se puede aguantar. Lo que pasa es que nadie se ha dedicado a esto. Mi tío Viá fíjate cómo baila, que es una cosa innata. Él no ha tenido un maestro. Fíjate mi hermano, andaba y ya bailaba. Yo un poco igual también.

Yo he escuchado mucho a mi madre también, mi madre siempre ha cantado en mi casa. Le gusta mucho el cante y cantaba haciendo la faena. Yo me ponía detrás de la puerta y la escuchaba cantar, y sin darte cuenta todo eso se absorbe. Además, yo me veo la voz muy parecida a mi madre. Me veo el quejío de mi madre, estoy cantando y parece que me sale ella de dentro. Es una cosa que me emociona mucho. Entonces, como tú lo vives y lo estás escuchando, pues un día estás con tus primos y sales cantando. Sin saber por qué y ya está, sin saber lo que llevabas dentro. Somos gitanos y tenemos esas vivencias. Eso está dentro de nosotros desde que nacemos.

DAVID PEÑA DORANTES en la Bienal de Flamenco: “El flamenco tiene mucho de verdad y parte de lo vivido, de la expresión directa”

El músico lebrijano celebra con un concierto en el Puerto de Sevilla la primera Vuelta al Mundo por Magallanes y Elcano

David Peña Dorantes no para de crear. Pasa de un proyecto a otro, viaja y entre actuación y actuación compone, esta vez por encargo para la Bienal de Sevilla. El músico lebrijano tiene por encomienda la misión de rememorar aquella aventura que supuso la búsqueda de una ruta alternativa a la de las especias y que se convirtió en la primera vuelta al mundo llevada a cabo por intrépidos españoles.

Es la primera vez que los ciudadanos podrán acceder al Puerto comercial de Sevilla, en zona franca. Lo harán a través de unas lanzaderas gratuitas que pone la Bienal y que parten de la estación de metro Blas Infante.

Hemos hablado con David, después de felicitarlo por el gran concierto que presenciamos en el festival Flamenco On Fire de Pamplona, en el que iba acompañado de dos primeras figuras del jazz mundial. En esta ocasión viene acompañado de la Orquesta Bética de Sevilla y de una coral compuesta por alumnos de la Fundación Cristina Heeren.

Flamenco

David Peña Dorantes en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

LebrijaFlamenca.com: La Roda del Viento cierra la XX edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla. ¿Se trata de composiciones nuevas? Porque es un encargo expreso de la Bienal para conmemorar el V centenario de la primera vuelta al mundo.

Dorantes: Excepto un par de temas todos son nuevos, los arreglos también los he hecho para esta conmemoración. Parto de la idea de unir la Bienal con este acontecimiento y a partir de ahí me he leído varios libros, me he documentado y me he puesto a componer. Con la ayuda en el guión de Casto Márquez.

LebrijaFlamenca.com: ¿Cómo vas construyendo la historia? La vuelta al mundo tiene mucho de aventura, de sueño. ¿Vas pasando por todos los continentes?

Dorantes: Bueno, efectivamente recreo la salida de este mismo Puerto de Sevilla, la llegada al mar. La estancia en Brasil y la búsqueda del Estrecho de Magallanes. La llegada al Pacífico, la muerte también, porque murieron muchos marineros, entre ellos Magallanes y tomó el mando Elcano. Bueno, la llegada a Filipinas… lo he dividido en cuatro partes y voy contando la historia, que es muy interesante y muy bonita, a través de mi música.

LebrijaFlamenca.com: Bueno, ¿qué te van a contar a ti de al vuelta al mundo? Tú que sabes ya de todas las músicas de todos los continentes.

Dorantes: No te creas, uso mucho los palos flamencos, las seguiriyas, los tientos… Los textos que recitan la coral también sirven para construir la historia. He creado un ambiente musical muy cercano al flamenco.

LebrijaFlamenca.com: Queríamos llegar a este tema, porque hemos disfrutado en este mes de septiembre de una conferencia de tu padre, que cantó al menos 20 ó 30 soleás diferentes. Y tu hermano ha tenido una gran oportunidad de presentarse como concertista en esta Bienal. Vosotros sois una familia que tiene un concepto del flamenco muy cercano, de expresión familiar, de vivencias…

Dorantes: El flamenco tiene mucho de verdad y, claro, la verdad parte de lo vivido, a nivel de habitación, de celebración entre nosotros. El flamenco parte de la vivencia, de la expresión directa, parte de ahí. Entonces claro, en los escenarios ya hay otros elementos, las luces, otros elementos. Es como una planta que la riegas, nosotros llevamos esa verdad a los escenarios, refresca la escena, hay más brotes de verdades.

LebrijaFlamenca.com: En esta Bienal es como si estuvieran aquellos que entienden el flamenco como una verdad o una expresión más familiar; y los innovadores por otro lado, como si estuvieran enfrentados. Nosotros no lo vemos así.

Dorantes: No claro, en absoluto. Nosotros somos creadores. Los flamencos también somos creadores. Lo hacemos con elegancia, sabiendo lo que hacemos, entendiendo, pero somos creadores. El flamenco es maravilloso, muy bonito.

#noticiasBIENAL Charlas ilustradas con cante, talleres y exposiciones de fotografía

José Valencia acompaña al director de la Bienal, Antonio Zoido, en un recorrido histórico desde el siglo XVIII

El director de la Bienal, Antonio Zoido, y el cantaor lebrijano José Valencia han ofrecido hoy martes, 25 de septiembre, una charla ilustrada con cante flamenco, en el Paraninfo del Rectorado de la Universidad de Sevilla.

Antonio Zoido ha narrado acontecimientos históricos desde el siglo XVIII, complementados con diferentes cantes y coplas flamencas que transmitieron dichos acontecimientos, como una manera de certificar que el arte jondo no ha sido sólo poesía lírica, también testimonio histórico.

Flamenco

Foto Bienal_Conferencia ilustrada Antonio Zoido y José Valencia

El cantaor José Valencia, que estrenó “Bashavel” hace sólo unos días, ha acompañado esta disertación interpretando coplas antiguas referidas a los textos.

EXPOFLAMENCO Hacia un nuevo sueño

Flamenco

Foto Bienal_ExpoFlamenco Hacia un sueño

Justo después y en el Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (CICUS), Antonio Zoido, José Valencia y otros artistas como Tomás de Perrate, también han podido disfrutar de una visita guiada a la exposición sobre fotografía flamenca “Hacia un nuevo sueño”, con obras de artistas como Steven Khan, Cristóbal Hara o Gilles Larrain, seleccionadas por el comisario Juan Carlos Sánchez de Lamadrid. Esta exposición, que se puede visitar desde el 7 al 30 de septiembre (fines de semana NO) en la Sala Cajasús del espacio situado el número 1 de la calle Madre de Dios, cuenta con la colaboración del Proyecto Atalaya.

COBERTURA FOTO Talleres de fotografía durante la Bienal

Flamenco

Foto Bienal_Taller de fotografía Antonio Pérez

Durante la Bienal de Flamenco se puede también aprender a ver el flamenco desde un objetivo fotográfico. El centro de ensañanza Cobertura Photo alberga una exposición y da un curso de fotografía, a cargo del fotógrafo Antonio Pérez.

El lunes se produjo en este centro una interesante reunión con un grupo de estudiantes internacionales de fotografía, pertenecientes al prestigioso International Center of Photography de Nueva York.

Alberto Rojas, director de Cobertura Photo, explicó a los estudiantes que este taller les ofrece “la posibilidad de ir desarrollando trabajos gracias a la colaboración de la Bienal, que ofrece el acceso a espacios y momentos como los pases gráficos previos a los espectáculos”, además de la inestimable guía del fotógrafo Antonio Pérez. Pérez, quien dirige el taller, describió la imagen del flamenco como “muy dinámica pero que se olvida rápidamente”, por lo que el título del taller, “De lo divino y de lo humano”, se refiere a “la idea de que esa imagen permanezca en la memoria, como algo casi cercano a la mística o al duende”.

Tato Olivas, autor de la exposición “Amor de Dios, amor incierto”, que también acoge Cobertura Photo, explicó que se su intención con la misma era la de recuperar el espíritu de “la academia de flamenco más importante”, la de Antonio el Bailarín, durante los meses anteriores a su cierre.