Sobre Pedro Carrasco

Aficionado a la escritura. 10 años en el programa Camelamos Naquerá de Radio Lebrija

Los Jardines del Valle acogen un gran cartel de aristas flamencos en Sevilla

IV Festival del VALLE GITANO en Sevilla_La Macanita, El Pele y Pedro Ricardo Miño

HOMENAJE A RAFAEL GORDILLO

En la tarde noche del 18 de junio de 2022 daba comienzo la cuarta edición del festival Valle Gitano que organiza la Hermandad de los Gitanos de Sevilla. Festival que busca recaudar dinero para la acción social de la hermandad. Como cada edición el festival homenajea a algún artista, institución o personaje ilustre. En esta ocasión han querido que sea  sobre la persona de Rafael Gordillo, mítico jugador de fútbol, hermano  de la Hermandad de los Gitanos desde pequeño, costalero del Cristo de la Salud. En palabras de la organización se le otorga este reconocimiento por su personalidad afable y su disposición siempre a colaborar. Rafael Gordillo emocionado quiso extender este reconocimiento a Juanma, capataz del Cristo de los Gitanos, fallecido hace poco tiempo.

PEDRO RICARDO MIÑO

El encargado de abrir esta cuarta edición fue el pianista Pedro Ricardo Miño con la percusión a destacar de Fali del Eléctrico. Su piano toca por seguiriyas de manera plácida y la soleá te penetra en los sentidos, sobre todo cuando entremezcla la conocida melodía de la saeta de Serrat. Cuando toca por fandangos es el piano el que canta y el compás por bulerías no puede ser más flamenco.

LA MACANITA

Abre el cartel del cante Tomasa Guerrero La Macanita por seguiriyas con la guitarra de Antonio Higuero. La soleá la encara de forma serena y con profunda gitanidad. Finaliza por bulerías y mete varias coplas ya de pie y a pulmón. Emociona y pone al público en pie.

EL PELE

El Pele llega con la magnífica y profunda guitarra de Niño Seve. Se escucha por segunda vez en el Valle Gitano la Saeta de Serrat por soleá. El Pele sabe lo que es cantar recitando. Por alegrías abanica la brisa de la noche. Acaba haciéndose acompañar del piano de Pedro Ricardo Miño recordándonos a Caracol.

PEPE TORRES Y SU CUADRO FLAMENCO

El baile está a cargo de un bailaor de porte gitano. El bailaor de Morón Pepe Torres el baila al cante de Moi de Morón y Pechuguita. Lidera el baile auténtico por bulerías. La guitarra es de Jesús Rodríguez y destaca también el cante de Guillermo Manzano. El propio Pepe Torres canta y se baila como lo hacía con su familia.

Flamenco

IV FESTIVAL DEL VALLE GITANO EN SEVILLA 2022_Pepe Torres

ANABEL VALENCIA Joven baluarte de los cantes de Lebrija

LebrijaFlamenca.com agradece a la cantaora lebrijana el haber podido vivir su primera Bienal de una forma tan extraordinaria

LebrijaFlamenca.com se ha empeñado a fondo para estar acreditada en el recital que daría Anabel Valencia en la Iglesia de San Luis de los Franceses dentro de la Bienal de Flamenco de Sevilla. Y justo cuando dábamos por perdida la batalla, un correo a las 10:30 de la mañana del mismo domingo 30 de octubre nos confirmaba que teníamos una entrada para poder asistir al recital. Nosotros, que en ningún momento desistimos de entrar en la Iglesia, habíamos puesto rumbo a Sevilla el día anterior. Desde LebrijaFlamenca.com queremos agradecer a Anabel Valencia el poder estar en los camerinos y hacernos vivir el recital de una forma tan extraordinaria.

Desayunamos con la cantaora lebrijana, con el guitarrista Curro Vargas y  con Marcos su marido. Ella contenta y sonriente, pero con nervios, con unas ganas tremendas de subirse al escenario de la Iglesia de San Luis. Justo antes de entrar en el camerino, un señor aguardaba con un ramo de flores para Anabel. Nuestro alcalde se lo había mandado para desearle lo mejor.

Entramos y la intensidad de las emociones fueron en aumento. Se vistió y maquilló. Juan Diego Valencia, Manuel Valencia y Cantarote, junto con la guitarra de Curro Vargas, concretaban puntos de la actuación cantiñeando. Y de repente, Anabel se suma soltando un quejío que hasta los ángeles dijeron ole. Hasta que empezó la actuación seguían ensayando y calentando la voz. Le tocaba el turno a los tangos que Manuel de Paula le había montado. Esto fue en el patio de la Iglesia, con la presencia de Pedro el Granaíno que fue a saludarla y porque decía que por nada en el mundo se perdía su actuación.

Como decimos en LebrijaFlamenca.com, cada vez que Anabel Valencia se sube a un escenario se la juega, por el respeto que le tiene a las tablas y al público. Y cada vez que se sube, sale consagrada como cantaora. Y esta vez no iba a ser menos. Subió al escenario con una soleá apolá, presentando las credenciales de por dónde iban los tiros, cargando los sentidos del público con las formas de Lebrija.

Tenemos que decir que Anabel no solo es la mejor cantaora de su generación, sino que también representa a los cantes genuinos de Lebrija. Con las malagueñas enrraizó el cante y en los bajos preciosos de los tangos hirvió muy poquito a poco el compás. En la seguiriya arrolló el sentimiento más profundo, para pasar con el corazón a mil a las bulerías, despejando cualquier duda de quién es Anabel Valencia: cantaora merecedora de los premios con mayor categoría de los cantes, y no por ser mujer, ni por ser guapa, ni por ser madre, sino por cantar flamenco como solo cantan los grandes genios, directo al corazón, estallando en lágrimas mucho de nosotros.

José Valencia, el camino correcto

El cantaor lebrijano estrena en la Bienal 2018 el espectáculo Bashavel acompañado por instrumentos de cuerda y un acordeón

Flamenco

José Valencia en a Bienal de Flamenco de Sevilla 2018

Hace tan solo unas semanas José Valencia estrenaba un espectáculo nuevo en la Caracolá Lebrijana, que lleva por título “Con Jerarquía” con la dirección musical de su tío Manuel de Paula. Con este espectáculo hizo al público llorar. Quienes nos encontrábamos allí, comprendimos que habíamos asistido a una de esas noches grandiosas del flamenco.

En esta Bienal 2018, en el patio de los Alcáceres de Sevilla, ha estrenado otro espectáculo nuevo que se llama:”BASHAVEL”, que quiere decir reunión en romané. José Valencia ha querido poner en valor el alma de los poetas gitanos, traduciendo sus poemas y cantándolos. En esta ocasión, no solo se ha rodeado de su guitarra de siempre Juan Requena, los palmas de Manuel Valencia y Juan Diego Valencia, sino que también ha sumado la percusión de Paco González que protagonizó buena parte del espectáculo con su compá. También un conjunto de cuerdas entre violines y acordeón donde destacamos el violín de Nicolás El Calabacín, que hizo abrir el pozo de los sentimientos, junto al acordeón de Cuco Pérez y el baile de Karime Amaya, que expresaba las formas genuinas del baile sin inventos extraños.

A mitad del espectáculo presentó él mismo un tema de un poeta gitano llamado “L’Luludi Merinasqué” que lleva por título la muerte y lo interpretó en romanó, idioma que perdimos los gitanos en época de los Reyes Católicos al prohibir nuestro habla y rasgos culturales.  Fue tan armonioso y bien acoplada la letra al cante que se sentía la inmensa pena que transmitía el poema aunque los presentes no entendiéramos el idioma.

Es cierto que no es el primer cantaor que se sube al escenario con otros instrumentos que no son los típicos del flamenco, y en el flamenco dicen que está todo inventado, pero lo que sí podemos decir sin temor a equivocarnos es que el cante de José Valencia, con esta instrumentalización, penetra en el alma y hace grandioso el flamenco, porque el flamenco es una música viva y como toda vida necesita encontrar el camino correcto, y ese camino es José Valencia.

Flamenco

José Valencia en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018