#57Caracolá La cuarta noche de colofón en la Plazuela del Mantillo

Esperanza Fernández y los Sorderas de Jerez actúan en la noche del homenaje al Bar Paula

Era noche del homenaje al Bar Paula. Curiosamente sin nadie de Lebrija en el cartel, por mucho que el presentador hacía guiños a los artistas de la noche con sus vínculos lebrijanos.

La cantaora Esperanza Fernández, emparentada con Lebrija, presenta su espectáculo “Se prohíbe el cante”

Comenzó el espectáculo Esperanza Fernández, con una introducción del guitarrista Miguel Ángel Cortés, espectacular toda la noche. Nos hizo unas peteneras para comenzar, un cante que hacía mucho que no se escuchaba por aquí, continuando por cañas y alegrías con mucha profesionalidad.

Con otro solo de guitarra la artista cambió de vestuario para hacernos un tema libre que nos recordó cantes iberoamericanos. Con una toná se viene un momento de la noche invitando a su hijo David a acompañarla, siguiendo éste por seguiriyas con macho de Juanichi el Manijero. La cantaora nos hace una serrana que la remata con una rondeña, finalizando por bulerías con su nieta en brazos.

Vicente y Lela Soto comienzan al alimón por malagueñas rematadas por fandangos de Lucena

Después de los fastos del homenaje al Bar Paula fue el turno los Sorderas que comenzaron con malagueñas al alimón Vicente Soto y su hija Lela Soto que lo rematan con fandango de Lucena. Lela Soto le hace un homenaje a La Perla con sus alegrías, después otro cante no muy escuchado y que gusta por aquí, una milonga con letra de Rubén Darío y con estilo de Chacón. Termina su actuación en solitario con unos tientos-tangos.

Vicente Soto comienza con unas “bulerías para escuchar” como él mismo las denomina y dedicadas a su tío Paula. Con las seguiriyas enmudece el patio y los tangos los hace muy gitanos, a su manera. En el final por bulerías se pone agustísimo y no se entiende cómo este gran artista no ha estado ya más veces en Lebrija.

#57Caracolá Anabel Valencia cubrió con escalofríos una noche de mucha calor

Tercera noche en la Plazoleta del Mantillo con María Terremoto como artista invitada y La Reina Gitana al piano

La noche del pasado viernes, 22 de julio, pasará a los anales de nuestro festival flamenco. Gitanería, emoción, pellizco y memoria que fundió con su cante. Todo eso nos descubrió Anabel Valencia. Su “Remonileando” fue el espejo donde miró y creó su escuela. En la que destaca su tío Manuel de Paula. Y con brotes lebrijanistas.

Comenzó con la bulería de El Chozas dando su impronta. En la soleá cantó con mucho gusto, sobre todo en un par de letras. Más acostumbrados estamos a sus alegrías. Pinta con elegantes trazos la malagueña del Mellizo.

A partir de aquí se vinieron dos momentos de arte que se quedarán para siempre en nuestras memorias. Subió al escenario Rosario Montoya “la Reina Gitana” para ponernos a tono con una bulería con su piano dedicada a su familia de Lebrija. Ya con Anabel se hicieron unos tientos de gitanería, emoción y pellizco. El acompañamiento de Curro Vargas a la guitarra estuvo bien toda la noche, en especial con la pianista.

Flamenco

#57Caracolá Espectáculo Remolineando de Anabel Valencia 2022

Anabel Valencia se redobló con María Terremoto. Ese momento fue de intensa emoción, caló en la gente con caras de emoción con el homenaje al tío Juan. La seguiriya en la línea de ella, resaltando el macho a su padre Mantequero. Para finalizar por bulerías de todos los actuantes y la pataíta de Juan Diego Valencia y su hijo Joselito, pa comérselo.

Flamenco

#57Caracolá Espectáculo Remolineando de Anabel Valencia 2022

Flamenco

#57Caracolá Espectáculo Remolineando de Anabel Valencia 2022

Flamenco

#57Caracolá Espectáculo Remolineando de Anabel Valencia 2022

Flamenco

#57Caracolá Espectáculo Remolineando de Anabel Valencia 2022

#57Caracolá Segunda noche con un halo de magia y misticismo en la Plazoleta del Mantillo

Lole Montoya entonó todos sus temas conocidos y puede que en algún momento nos llevara al nirvana

La noche del sábado 17 de julio tuvo un halo magia y misticismo. Todos esperábamos escuchar a Lole Montoya y la verdad que no decepcionó. Solo entonar “todo es de color” y nos iluminó con su cante de luz. Se hizo el silencio, no nos atrevíamos ni a decir olé para no empañar tanta dulzura. Recorrió todos su temas más conocidos, nos regaló unos fandangos por soleá de Fernnada de Utrera, puede que en algún momento nos llevara al nirvana. Fue hermoso. Nuestro Rycardo Moreno, el mejor acompañamiento que podía tener.

David Palomar trajo a Lebrija toda la gracia de Cai y se metió al público en el bolsillo

A continuación subió David Palomar, gracia de Cai. Evidentemente, desarrolló su actuación bien en los cantes de Cádiz: alegrías. tangos caleteros y tanguillos de Cai, donde se acordó de Chano Lobato. Bien por seguiriya y soleá, terminando por bulerías con pataíta incluída. Se metió a la gente en el bolsillo con su gracia y frescura, y tuvo el detalle de brindar una soleá a José Valencia.